Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Quien esta conectado
Quien esta conectado
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 35 el Lun Ago 25, 2014 2:27 am.
Últimos temas
» Ficha de Kaneki Ken
Dom Jul 05, 2015 8:56 pm por Kaneki Ken

» Reglas generales
Dom Jul 05, 2015 8:56 pm por Kaneki Ken

» Me retiro seroñas y seroñes.
Dom Jul 05, 2015 12:35 pm por Ezreal

» me presento
Jue Jul 02, 2015 8:01 pm por Takashi Komuro

» Bienvenido a la Escupidera de Salty...
Sáb Mayo 23, 2015 12:27 am por Jack The Ripper

» Hagamos un cuento XD
Miér Mar 04, 2015 5:47 pm por Takashi Komuro

» Holaaas :3
Dom Feb 15, 2015 10:09 pm por Diamond-Taillea

» Hola a todos! OwO
Mar Feb 10, 2015 2:10 am por Diamond-Taillea

» Mucho gusto
Mar Feb 10, 2015 1:58 am por Diamond-Taillea

Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Mejores posteadores
Mejores posteadores de la semana
Los posteadores más activos de la semana

Mejores posteadores del mes
Los posteadores más activos del mes

Mejores posteadores del MUNDO

Albace: The World of Monsters(+12)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Albace: The World of Monsters(+12)

Mensaje por Kenji Fujiwara el Jue Sep 05, 2013 6:27 pm

Capitulo 1:“¡Adiós a mi vida diaria!

Hola, mi Nombre es Satou Kazuo tengo 16 años y curso el ultimo grado de preparatoria pronto entrare a la Universidad pero eso a ustedes no les importa, lo que vengo a hacer es a contarles una historia, mi historia en un mundo increíble  y también en el creíble, pero creo que antes de llegar a eso debería antes contarles algo más sobre mi quizás así me conozcan un poco mejor, Antes de iniciar lo que cambiaría mi vida era un chico como cualquier otro podrías haberme encontrado en la calle  y no prestarías la más mínima atención hacia mi soy un chico con el cabello lacio, oscuro y siempre peinado, ojos verdes intensos, una estatura de 1.84 m. En resumen una persona común. Aun puedo recordar el día en el que me sumergí en esta aventura, lo recuerdo tan bien que se los contare.

Había amanecido hace poco eran las 6:13 am cuando desperté, como cualquier día me levante viendo la hora, fui al baño, me lave la cara y me cepille los dientes, Mi vida es muy rutinaria bastante aburrida en realidad -Bueno... otro aburrido día, mejor me visto rápido. No quiero llegar tarde y que me regañen...- Luego dicho esto me puse mi uniforme, y baje al comedor de mi casa para desayunar, Me serví un plato de cereal con leche y luego me senté en la mesa a comer, mis padre comían unos sándwiches yo preferí solo cereal porque era una opción más rápida pero se que realmente no quieren saber que desayuno en las mañanas sino la parte qué es por así decirlo “interesante”, Aunque la verdad este capitulo de mi vida no es muy “interesante” realmente, es decir a pesar de que sonara estúpido o infantil yo quería que algo nuevo pasara es de suponer que si tienes una vida rutinaria querrías que pasara algo nuevo, algo “entretenido” por así decirlo, pero por ahora como dije les contare mi vida antes de que ocurriera lo nuevo. Me había sentado en la mesa y luego mi madre me dijo algo -Oye hijo, ¿Podrías comprar pan cuando vuelvas de clases?, Después de esto no quedara más.- No me quedaba mas que aceptar así que solo respondí -Claro,  Comprare el pan...-  Realmente no podría negarme a eso, Parece que cuando los padres dicen “¿Podrías?” realmente te dicen “Hazlo” así que si decía que no seguramente se hubieran quejado diciéndome “¡¿Por qué no puedes hacerlo?!, ¡¿Tienes alguna otra cosa?!, ¡Yo creo que no!” Así que simplemente me ahorre un momento incomodo, Termine de desayunar y me levante de la mesa, eran las 6:27 am no era tarde, así que no me retrasaba por lo cual no tuve ninguna prisa. Solo salí de la casa con mi mochila y fui a caminar para tomar el metro, después de una caminata no muy larga llegue a la estación a las 6:40 am el metro estaba por llegar, así qué hice el proceso de comprar el boleto y todo eso, creía que llegaría temprano y ya se me estaba haciendo tarde... Típico... Al final logre tomar el metro y llegar faltando diez minutos para que comenzara la clase, por suerte con algo de prisa logre llegar con 4 minutos de adelanto,  Algo bueno para mi, Me dio tiempo de repasar las materias de ese día- A ver, tengo Matemáticas, Física, Ingles, Biología, etc... - Tenia materias complicadas y aburridas, por suerte ocurriría lo “entretenido” en poco tiempo, Sonó la campana y me dirigí a mi Salón-Al menos voy a tiempo...- Después de algunas horas largas de explicaciones y actividades llego la hora del receso así que salí afuera al patio para almorzar, Simplemente comí un sándwich de la cafetería, la verdad si les soy sincero no soy muy sociable, no tengo muchos amigos, bueno, realmente no tengo ninguno, pero no le doy importancia a eso, creo que la razón por la que no hago amigos es porque no se como tratar a la gente, no se que suele incomodarles, de que cosa gustan hablar o si realmente quieren conversar, pero como ya dije, no le doy importancia a eso no tengo ninguna necesidad para relacionarme, y eso no me afecta en nada ya que sigo viviendo mi vida y soy el 3er mejor de la clase así que me da igual, Pero tampoco vengo a compartir mis opiniones sobre la gente así que  seguiré con mi historia, termine de comerme mi sándwich y luego me levante del banco en donde estaba comiendo y entre a la escuela porque pronto sonaría la campana de nuevo, ese día caminando hacia la escuela unas chicas vinieron hacía mi para que me uniera a un club o algo así, No lo recuerdo bien, no tengo idea de porque le piden a el tipo que nunca habla con nadie a que se una un club creí que buscarían a alguien popular que hablara de el, Bah simplemente las ignore y continué caminando, como predije se escucho la campana por suerte ya había entrado al salón y organizando mis cuadernos y libros tome el libro de Química y lo coloque en la mesa, Llegaron los demás compañeros de clase y el profesor, mientras yo seguía sentado. Paso un momento de levantarnos a decir “Buenos días” y luego volvernos a sentar, finalmente el profesor empezó a explicar la clase, tome mi cuaderno y tome algunos apuntes mientras seguía escuchando al profesor, No les mentiré estaba bastante aburrido, teniendo que escucharlo el hecho de tener que hacerlo ya me aburría. Ya habían pasado unos 20 o 15 minutos y el profesor seguía explicando- Vaya, a este no se le acaba la saliva...- murmure en un tono en el que nadie me escuchara solo faltaba que alguien le dijera al profesor que hable “mal” de el. La verdad ya no le estaba haciendo caso al profesor, me quede distraído mirando las paredes, pensándolo bien ni siquiera veía las paredes del salón veía paredes “blancas” donde  no había nadie en donde estaba solo yo, no soy un buen ejemplo, no hagan eso cuando estén en clases y yo era consiente de eso, pero ese día quería una vez no hacer algo de rutina algo distinto... Luego salí de mi “mundo” y volví a ver al profesor para apreciar su explicación, pero algo era distinto. No hablaba, siquiera se movía se había quedado “paralizado” y no solo el sino toda el aula, el único que se movía, era yo- P-pero. ¿Q-qué ocurre?...- dije algo nervioso, creo que si estuvieras en mi lugar creo también lo estarías-Por... ¿Por qué nadie se mueve?- Me levante de mi asiento y empece a mirar a mis compañeros era cierto, nadie se movía, ni parpadeaban. Estaba asustado, demasiado como dije, no parpadeaban, no se movían ni las moscas u hormigas, nada, era algo aterrador, pero luego escuche algo un poco... raro- ¿Eh?...- era como un rugido y metales chocando, Después algo apareció en frente de mi era una Luz. Parecía una luciérnaga solo que era algo completamente blanco y no un insecto con luz amarillenta la luz se movía como si estuviese inquieta, como era lo único que veía moverse la seguí, estaba con una cara algo seria a pesar de en realidad estar algo nervioso. Se puso en la puerta al parecer quería salir o que yo saliera, entonces abrí la puerta, Nunca hubiese imaginado que lo que pasaría...

Salí al pasillo de la escuela y lo que vi fue lo que le dio un giro total a mi vida... -¡¿Q-que s-son esas cosas?!- Era lo que menos hubiese esperado, eran cuatro, Cuatro monstruos gigantes. Incluso vi a una especie de guerrero el cual peleaba con los monstruos, Era pelirrojo, tenia el cabello hasta los hombros, sus ojos eran un marrón muy oscuro, tenia una espada larga de al menos 1 metro, Vestía una armadura de color plateado reluciente, tenia una complexión delgada y atlética, Media al menos 1.87 m, Me parecía haberlo visto antes, Peleaba contra los monstruos como si lo hiciera a diario, Los monstruos eran demasiado aterradores. Había un dragón negro que se movía tan rápido que apenas lo veías tenia unas alas grandes con cortadas, en su cabeza tenia cicatrices de batalla, tenia unos cuernos que estaban donde creo debería ser su “nuca” que giraban y apuntaban hacia adelante, estaba en cuatro patas las cuales eran delgadas y tenia garras largas y puntiagudas, unas escamas negras y secas. El segundo monstruo era una especia de anfibio parecía tener cabeza de rana y cuerpo de ballena con dos patas de elefante y no tenia patas traseras sino una cola de ballena, tenia un cuerno largo como de rinoceronte y una aleta dorsal que estaba desde su cabeza hasta su cola, ademas de esas escamas marrones. El tercero era realmente horrible era otro dragón pero había una diferencia, parecía ser un zombi en su hocico no tenia piel sino tejido muscular y la piel alrededor estaba pudriéndose, tenia heridas abiertas por todos lados, también poseía alas pero también se estaban pudriendo, sus cuernos si estaban apuntando hacia atrás pero sus ojos rojos que miraban fijamente... Solo eso daba terror, imaginen verlo todo. El cuarto fue un total misterio. Solo veía una figura humanoide parecía estar hecho de plasma y humo negro era como una sombra, tenia unos ojos... bueno no estoy seguro si eran ojos solo veía dos luces violeta brillantes en su cara...

Pero lo qué más me impacto fue otra cosa... Una voz femenina en mi mente, sonó. -¡Bienvenido a Albace!... -.

Bueno ese fue el capitulo de hoy xD, espero que lo hayan disfrutado o3o, Realmente no puse nada de gore, pero tranquilos que en el próximo si habrá xD, Pronto subiré el siguiente capitulo :3, Así que esperenlo n3n.


Última edición por Kenji Fujiwara el Dom Oct 12, 2014 10:10 pm, editado 1 vez
avatar
Kenji Fujiwara

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 15/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Albace: The World of Monsters(+12)

Mensaje por * Ryu Uchiha el Jue Sep 05, 2013 7:22 pm

O.O Esta excelente el fic, compañero, es bastante emocionante y con una buena trama, estoy ansioso por leer el próximo capitulo.

_________________


"El dolor viene por todos, no puedes escapar de el, no importa cuanto corras, lo evadas o te escondas, el dolor te alcanzara y te consumirá para siempre..."
   
avatar
* Ryu Uchiha
Admin

Mensajes : 289
Fecha de inscripción : 31/01/2013
Edad : 18
Localización : En cualquier lugar, moviendome mientras le muestro a este mundo mi verdadero dolor esperando la llegada del señor 7.....

Ver perfil de usuario http://losnfantasticos.yourforumpro.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 2: "¿Que es Albace?"

Mensaje por Kenji Fujiwara el Mar Feb 11, 2014 7:33 pm

Después de tener abandonado este fic desde el año pasado alfin tengo el otro cap :'D

Capitulo 2: "¿Qué es Albace?"

Ahí estaba. Casi infartado de tanto miedo... y luego para poder llenar lo que faltaba... Una voz resuena en mi cabeza, lo admito quería algo nuevo, pero no me refería a algo que me matara del susto... Pero quizás estén curiosos por saber que me dijo la voz, Bueno, Entonces se los contaré.-¡Bienvenido a Albace!-, yo en ese momento me preguntaba muchas cosas a mi mismo pero supongo que la que más quise saber fue. -¿A-albace?...- creo que seria lo primero que se preguntaría alguien cuando le dicen “Bienvenido” para lo que menos me esperaba esa voz me contesto- ¡Si, Albace!, Tal vez  ahora te estés preguntando algunas cosas...- me dije a mi mismo ante eso -¿Solo tal vez?- -dije en un tono algo sarcástico y con un gesto algo molesto no creo que este mal que hagas eso cuando vives lo que yo viví, pero mejor prosigo con lo que ocurrió la conversación  -Realmente no te conviene que las preguntas sean ahora, Para resumir debes elegir tu arma.- Dijo la voz en mi mente con tranquilidad y alegría, me sentía en una especie de juego perverso así que solo dije-¿Una arma?...- dije yo con un poco de nervios se notaba solo en la primera palabra, La voz me dijo -Si tonto. Un arma, ¿Con que crees que defenderás, con tu mano?, la perderías en menos de un minuto.- Dijo la voz con alegría y un obvio sarcasmo, simplemente dije -B-bueno, pero... ¿De donde tomare un arma?- dije en un tono bajo, estaba nervioso en un momento estaba en mi salón de clases y ahora tengo tengo que matar a 4 bestias...-Ash... Idiota ya me estas distrayendo... elige.- después de que la voz dijera eso algo extraño ocurrió, en frente de mi aparecieron 5 armas, pero no de las convencionales como pistolas y cosas así, eran unas armas blancas muy peculiares,  El primero era una espada de un metro más o menos el mango era muy delgado comparado a lo ancha que era el filo de la espada, su filo era quizá lo mas raro, en su forma parecía como si hubiesen puesto filos de dagas por los lados cuando la fabricaron como si fuese una sierra eléctrica hecha espada. La segunda arma era un Báculo estaba hecha de plata, era recta con diseños de relieve que parecían ser de oro por todas partes y además tenia un Diamante muy grande en la punta que se sostenía al báculo con los diseños en relieve que ya mencione, parecía más algo decorativo que un arma la verdad... La Tercera arma era otra espada era diferente a la otra es decir su diseño era un poco más “convencional” pero la más grande diferencia era que su filo era... de 2 metros, algo exageradamente largo. La cuarta arma era algo bastante peculiar media 2 metros de largo era una especie de arma de asta, el mango, que era la asta media 1 metro lo demás era metal y al final tenia algo que parecía ser un hacha, pero era como si fueran dos, por un lado un hacha y por el otro, otra hacha tenia un filo ondulado lo cual parecía ser letal. La quinta y ultima arma era una Lanza con un filo algo triangular pero era largo pues media 50 centímetros, parecía poder aumentar su calor y ser mas letal o algo así la verdad no estaba muy seguro, Era una decisión un poco difícil me puse a pensar por un momento-Bueno con el báculo podría hacerme rico... pero no creo que me sirva para matar a esas cosas...- realmente no sabia nada de las armas, solo debía elegirlas de repente sin saber nada de estas, quería volver a como estaba todo, con la gente moviéndose y el tiempo transcurriendo, pero al parecer no tenia más alternativa -Podría elegir la espada...- murmure pero la verdad no sabia como utilizar una así que solo elegí el arma que creí me serviría -Elijo el arma de asta.- dije decidido y serio la voz luego me contesto -¿Enserio?, ¿Estás seguro?- me dijo como si estuviese confundida o como si hubiera tomado una mala decisión, pero estaba seguro de lo que había elegido así que no me retracte -Si.- Dije serio y completamente seguro -¿Por qué te escuchas como si hubiese elegido algo malo?- le pregunte a esa voz algo curioso -Por nada. Es que no es muy común ver personas que elijan esa opción, Pero deja de preocuparte por lo mínimo ese noble guerrero esta peleando solo contra esas cuatro bestias, mientras tu estas aquí preguntando cosas insignificantes.- dijo con un tono algo molesto, pero tenia razón, ese Guerrero pelirrojo estaba peleando contra 4 monstruos aterradores mientras yo solo pregunta cosas tontas, así que solo tome el arma de asta y camine con ella, para mi sorpresa que creí que pesaría un montón realmente podía sostenerla con mis manos, tenia un poco de dificultad para levantar la arma pero era muy poca, era como si hubiese obtenido mucha más fuerza de la nada -¡Esto es asombroso!.- Exclame con un tono alegre y emocionado, luego La voz volvió a decir algo -¡Cuando estás en Albace, tu fuerza incrementa considerablemente, al menos un 50%, si vas mejorando tu fuerza incrementara mucho más!, Aunque mejorar tu capacidad en tu mundo también influirá en el aumento.- Dijo la voz en su tono alegre mientras yo continuaba caminando con el arma entre manos -Que genial...- Susurre mientras seguía acercándome a los monstruos, Llegue a donde estaba el Guerrero pelirrojo y los monstruos y el me dijo algo -Oye, ¿No eres Kazuo, el tercero en la clasificación de la Clase B de ultimo año?.- Dijo curioso, el me reconoció al instante pero yo aun no podía recordar quien era el -Si... Soy yo...- Dije en un tono bajo y algo serio -Oh, debes de ser nuevo en Albace, Casi lo olvidaba soy Taiki, Sawakuro Taiki, estoy en tu clase. ¿Recuerdas?- Era el... Taiki, era el primero en la clase, También es muy popular aquí, todos en la preparatoria sabían quien era, eso me recuerda a que no les he dicho a que Preparatoria asisto... Bueno mejor les sigo contando lo que ocurrió en la conversación y lo averiguaran -Ah... Ya logre recordar, no tengo idea de porque no te reconocía... Tal vez, Sea por la armadura y la espada...- dije de nuevo con un tono bajo y serio, como dije no suelo ser muy social así que cuando hablo pareciera que no tuviera emociones -Bueno. Es cierto que me veo diferente así, pero así me protejo más jeje...- dijo de una manera muy amable, la verdad era una de esas personas amigables de las que confiarías con solo hablar con el, pero yo soy de las personas que no confiá en nadie, Tengo mis razones pero ahora no quiero hablar de eso... -Pero, tengo una pregunta... ¿Qué es Albace?-  Dije de nuevo con el mismo tono a lo que luego el respondió -Quizá la voz ya te dijo que no es el momento para preguntas...- Había acertado con eso, al parecer la voz es igual con todos, los monstruos ya se acercaban así que preferí mejor luchar así que levante mi arma hacía arriba -¿Elegiste el Arma de asta?, es una elección inusual... Cuando yo tuve que elegir mi arma nunca paso por mi mente elegir esa, Te tengo admiración.- Dijo con una Sonrisa, mientras yo recordaba la voz y me dije a mi mismo “Ya todo tiene sentido” -Preparate... Tenemos a cuatro de los Monstruos más fuertes...- Dijo con bastante seriedad, me sorprendí a ver lo enserio que se lo tomaba, pero yo aun me hacia una pregunta -¿Por qué tenemos que pelear?...- no tenia la más mínima idea de cual era el motivo el cual tenia que luchar contra aquellos monstruos, quería tener la razón por la que arriesgaba mi vida. -No puedo contarte mucho ahora... Pero, prácticamente es, que si no lo hacemos estas cosas comenzaran a destruir todo, si ahora están aquí se encargaran de reducir a escombros a la Preparatoria Sakibashi- quede impactado con esa respuesta, quería decir que podía morir si no peleaba y también si peleaba, la única opción que me quedaba era luchar y tratar de no morir en ello, Camine hacia los monstruos decidido con mi arma apuntando hacia adelante y luego Taiki me dijo algo -Tu ve a atacar a Squafibia, yo me encargare de Dranemte luego vamos con los demás. - Dijo decidido pero había algo que me daba curiosidad...-¿Squafibia?.- dije confundido a lo que el luego respondió -Es cierto, tu no conoces sus Nombres... Preguntale a la voz quien es.- Dijo en un tono bajo aunque se entendía claramente lo que decía, así que lo intente, simplemente pregunte en mi mente y la voz me habló -Squafiabia es el monstruo que tiene una apariencia anfibia y su piel cubierta de escamas tiene un tono marrón sus aletas tienen un color verde, tiende a ser un poco distraído y es pacifico, algunas veces se torna hostil como es en este caso, su cuerno es más duro que el acero y no querrás recibir un golpe de su letal aleta, a pesar de su gran tamaño y contextura robusta es bastante rápido, Recuerda esto. Siempre que quieras atacar un monstruo no lo pierdas de vista, miralo directamente a los ojos a casi todos los monstruos les causa intimidación y además el poder de Albace afina tu vista lo que hace que puedas percibir cualquier cambio de posición y algún posible ataque, Si sientes curiosidad por averigüar el nombre de cualquier monstruo, solo preguntame te daré lo que necesites saber- dijo la voz en un tono serio y al final hablo de una forma alegre, ya tenia lo que debía saber, así que solo llegue a ese tal Squafibia y con mis dos manos sujete con fuerza mi arma, como dijo la voz estaba distraído -Tal vez por eso Taiki me dijo que yo lo matara...- después de todo yo era el que apenas empezaba en “Albace” y el ya tenia su tiempo... Di un salto para intentar dar un buen golpe, pero había saltado, 2 metros... Todo en Albace es muy confuso, a cada rato resulta que mis habilidades están más afinadas o mejoradas, es como si fuera un programa actualizándose. Bueno salte esa altura y luego con mi arma le dañe una parte de su aleta dorsal, salia sangre, pero era de un color azul -¿Es un monstruo con hemocianina en su sangre?- me dije a mi mismo mientras veía su sangre caer, sentí un poco de compasión por el, no me había hecho nada y ahora yo estaba intentando matarlo, veía su cara llena de dolor, pero no me di tiempo para compadecer  a la bestia y luego la ataque por el torso y vi su sangre caer, le seguía atacando en esa área, sus viseras estaban dañadas y sangrando se veían caer sus arterias y venas y luego sangrar descomunalmente, la bestia empezaba a enfadarse y me empezó a atacar con su cola, afortunadamente lo note y puse mi arma de asta adelante y su cola no hacia más que cortarse con el filo, golpeo seguido al final me manche de su sangre y luego dejo de mover la cola como si no pudiera hacerlo tal vez había dañado sus tendones, no me quede con brazos cruzados y impacte mi hacha contra la cola y termine por cortársela brutalmente mi uniforme había sido manchado de su sangre azul, fue difícil cortar el hueso de su cola pero al final lo logre, Squafibia me seguía atacando pero esta vez con su mandíbula y su cuerno, seguía golpeándolo con mi hacha pero con lo resistente que era su cuerno era como pelear contra una espada intentando dar un golpe a su cuerno por un accidente termine dándole a su ojo izquierdo, ver su sufrimiento daba una verdadera sensación perturbadora y también de culpabilidad, yo era el causante de eso, pero si no lo hacia toda la Preparatoria lo pagaría con sus vidas, no quería saber que a la Preparatoria la habían destruido y con ello hubieran muerto sus estudiantes por que sentí compasión por lo que seria su asesino, Squafibia estaba en el suelo intentando aguantar el dolor, de su ojo salia mucha sangre, ese corte había sido muy grave, pero aun así deje de sentir culpa en lo más mínimo, di un salto y luego lancé el arma hacia el monstruo, Las partes que parecían formar 2 hachas del arma se unieron formando una lanza veloz. Atravesó el cuello  de Squafibia dando en la vena yugular, la sangre me manchó toda la cara pero no me inmute por eso, normalmente me habría asustado pero está vez no me importaba en lo absoluto, luego de matar a ese Squafibia mi arma regresó a mi mano, y Squabifia explotó... Literalmente cada uno de sus órganos estaba por todo el lugar además de la sangre, casi vomite al ver eso, pero lo ignoré y fui a ver como estaba Taiki con pasos letons que resonaban por el lugar, logré ver que ya había acabado con Dranemte pues solo quedaba un charco de sangre roja, sin contar los órganos de terrible olor que estaban por todas partes.

-¿Ahora con quien debo acabar?...- Dije de manera seria mientras Taiki me veía perplejo con todas las manchas de sustancia azul -Ya maté a Squafibia.- Taiki se libró de su confusión y dijo -Pues, ahora iba a ir tras Kämavio ya que no podré contra Gehaya solo...- dijo mientras luego empezó a ver al Dragón de cuerpo pudriéndose yo no quería seguir esperando así que le dije -¿Entonces?...- Taiki de manera casi inmediata dijo -Matemoslo ambos...- yo asentí con la cabeza y luego fui corriendo hacia Kämavio y luego le hable a la voz -Bien, no quiero saber nada del excepto una cosa, ¿Como lo mato?- luego la voz comenzó a hablar – Pues así no lograrás nada...- Dijo con un tono tranquilo cuando el dragón muerto viviente empezó a levantar vuelo y me golpeó con la cola. Fui lanzado casi 10 metros y luego caí al suelo -Ash...- Dije por el dolor Taiki continuo peleando con su espada contra el dragón mientras yo cuando me levantada me mareaba debido al golpe lo que hacia que volviera a caer, el dragón se cansó de golpear con la cola y prosiguió a levantar vuelo y lanzarse hacia Taiki para aplastarlo. Se escuchó un gran grito, mientras yo sin equilibrio intentaba caminar hacia el y ayudarle, caí muchas veces y cuando llegué vi Taiki había perdido una pierna y se estaba desangrando. No solo eso, además el impacto de Kämavio lo empeoró todo. En simples palabras, estaba muriendo -Satou... olvidate de mi... podrás salvarme si acabas con los monstruos restantes...- No me dí tiempo para pensarlo cada minuto que pasaba era menos tiempo para Taiki, fuí directamente hacia Kämavio y dio un salto y le enterró el filo del hacha en la cara, solo para liberar su sangre coagulada a lo que dijo -Esto es asqueroso...- solté un suspiro y luego me aleje -Tú, ¿Dime como puedo matar a Kämavio?- la voz respondió -Pues Kämavio ya está muerto así que es algo más difícil que los demás. Sin embargo, si le causas suficiente daño puedes lograr que se debilite hasta acabar con sus fuerzas...- Intenté hacer lo que la voz decía, clave el filo de mi asta por su cabeza y cuerpo muchas veces pero aun no parecía hacerle nada hasta que al final atravesé su cráneo Kämavio estaba molesto y luego cayó al suelo rugiendo y explotó bañándome en sangre -... Inquietante...- Corrí hacia Taiki bañado en Sangre azul y también roja pero justo cuando llegue una silueta humanoide que parecía ser una sombra tomó a Taiki -¡Satou acaba con el!.- luego de eso le apuñaló con unos huesos de la columna de Kämavio y destrozo su cuerpo, me enfurecí tanto que corrí hacia la silueta pero justo cuando le iba a enterrar el asta, el desapareció. -Dime... ¿Que es eso?...- Pregunte a la voz la cual luego me respondió -Es Gehaya, este monstruo tiene una apariencia de niela o sombra y siempre es una humanoide y delgada, lo que parecen ser sus ojos son dos pequeñas gemas que puede iluminarse y tomar un color violeta, este monstruo puede desaparecer y aparecer como un fantasma, la forma de hacerle daño es golpearlo con el arma en determinados puntos los cuales son distintos para cada espécimen- luego me dije a mi mismo en voz baja -Entonces debo golpearle al azar...- después de decir eso lancé el Asta hacia Gehaya esperando golpearle, desapareció pero logré darle en un lugar que al parecer era un punto, le afectó bastante pues estaba en una forma que parecía tener fatiga y se movía lentamente, estaba tan molesto por lo de Taiki que me acerque a Gehaya y lo golpee con mis propios puños y al final explotó, aunque al estar hecho de neblina no apareció sangre...

Me arrodille en el suelo y coloque mi mano en mi frente -Taiki... si no hubiese hecho esa idiotez podría haberte ayudado o evitado que Kämavio hubiese hecho algo.. ¿Que le diré a todos?... Qué un monstruo hecho de niebla lo destrozó, Ja...- Dije sarcásticamente  -Soy un inútil... - Dije esto y luego la voz resonó en mi cabeza- Has conseguido muchas cosas, escamas duras de Squafibia y también su cuerno es de gran valor, Había metal en el estomago de Kämavio y ademas joyas y de Gehaya una gema de uno de sus ojos, ¿Que dices?, ¿Hacemos algo con esto?.- yo solo podía pensar en que Taiki había muerto pero instintivamente dije -Si..- la voz respondió -¿Que quieres?- yo solo dije una cosa -Quiero una mascara, que oculte esta cara llena de pesadumbre...- se escuchó una pequeña risa y dijo -¡Claro!, Usare el metal de Kämavio y la gema de Gehaya- unió ambos elementos y creo una mascara de metal con lineas violetas para poder ver, me la puse y me quedaba tan bien que no se podía caer, aun estaba de rodillas y manchado en sangre...

-No se si pueda volver a sobrevivir la siguiente vez...- me dije a mi mismo arrodillado y en ese exacto momento, se volvió a escuchar el ruido correr y la voz en mi cabeza dejo de resonar. No solo eso, la sangre en mi cuerpo y en el suelo, órganos, cuerpos. Todo había desaparecido incluso mi mascara observe los salones y todos se movían, luego fui corriendo a mi salón, y vi que el profesor explicaba exactamente lo mismo, así que entre -¿Profesor, me permite pasar?- pregunte y luego dijo -Sr. Satou, digame exactamente, ¿Cuando salio?- dijo con una cara confusa no solo eso, todos los que estaban a mi alrededor notaron que no estaba en mi asiento -Muy bien, Sr. Satou puede pasar- respondí “Gracias" inmediatamente luego vi al rededor del salón y vi algo que me asombro veía a -¡Taiki!- Dije en voz baja, ¿Como podía estar ahí si lo acababa de ver morir?- sin duda esto es otra cosa de...

Albace...-

Este fue el capitulo 2 espero que les haya gustado :'3


Última edición por Kenji Fujiwara el Dom Oct 12, 2014 10:27 pm, editado 2 veces
avatar
Kenji Fujiwara

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 15/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Albace: The World of Monsters(+12)

Mensaje por Zeito Minakoshi el Miér Feb 12, 2014 12:37 pm

Que cool o.o <----Dos simples palabras y una carita que lo resumen todo xD
avatar
Zeito Minakoshi

Mensajes : 686
Fecha de inscripción : 05/02/2013
Edad : 18
Localización : Frente a las fauces del supremo terror.....enlistandome con valor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Albace: The World of Monsters(+12)

Mensaje por Christopher Crux el Miér Feb 12, 2014 6:46 pm

WOW,esta genial,espero con ansias el siguente capitulo :D
Como no lo hagas pronto,te Robare la idea y la vendere por millones e.e (?)
avatar
Christopher Crux

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 03/02/2013

Ver perfil de usuario http://digimon-world-master.foroactivo.com/forum

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 3: "Aclarar dudas"

Mensaje por Kenji Fujiwara el Vie Feb 14, 2014 7:59 pm

Capitulo 3: “Aclarar dudas...

¿Cómo era posible tal cosa?, hace solo unos momentos vi como su cuerpo era aplastado y destrozado, y ahora estaba sentado allí... Algo desconcertante en verdad, sin duda era obra de esta cosa nueva en mi vida “Albace” aún no tenia en claro que era esa cosa si era esa voz, si era algún poder que lograba que el tiempo se detuviera, era el origen de los monstruos... ¡No sé absolutamente nada!, detestaba esa desesperación, algo común en mucha gente, esta cosa me llenaba de estrés, debía de calmarme pero no sabía cómo... Así que solo traté de parecer calmado para no incomodar a los demás, lo último que quería era que me tacharan de loco, porque lo que me estaba ocurriendo parecía sacado de la mente de uno. Pero ese ahora no es el caso, el caso es que debo saber más sobre Albace y tal vez una buena opción era ir con Taiki, recuerdo que me dijo que si derrotaba a los monstruos lo “salvaría”, y ahora estaba allí a pesar de haber “muerto” así que espere a que el profesor siguiera dando su clase y tomé algunos apuntes, después de la batalla contra esos monstruos lo único que quería era regresar a mi vida normal, ya deben de conocer el dicho “No sabes lo que tienes, hasta que lo pierdes” pues ahora se trataba para mi, más o menos de algo como “No sabes lo que tienes, hasta que casi mueres”, si, en definitiva esta versión describe mi situación. Terminé mis apuntes y el profesor culminó con su explicación y luego sonó la campana de salida, guardé mis cosas rápidamente, tomé mi bolso y salí del salón de forma veloz y corrí para intentar encontrar a Taiki, incluso hice algo que nunca hubiese hecho. Lo buscaba y gritaba su nombre -¡¡Sawakuro!!,¡¡Sawakuro!!- no veía a nadie pero seguía buscándolo estaba seguro de que lo había visto, hasta que al fin entre toda la multitud encontré a aquel chico pelirrojo -Hola, ¿Satou no?- dijo de manera alegre y amable, apenas me vio me saludó luego correspondí -Si, ese mismo...  ¿Eres Sawakuro Taiki?, ¿No?- Dije de manera seria, aun recordaba como murió, tragué saliva y luego volví a hablarle -Puedes hablarme un poco más sobre...- en ese momento desvié la mirada -Albace...- Taiki en ese momento bajó las cejas y presionó sus labios mostrando un gesto de confusión -¿A que te refieres Satou?...- luego volví la mirada hacia el y le dije -¿Hablas enserio?...- dije en un tono molesto mientras fruncía el ceño, Taiki seguía mostrando la misma expresión en su rostro -Satou, realmente no sé de lo que estás hablando. Me confundes- fruncí aún mas el ceño y luego dije -¡¿Cómo puedes olvidar algo que pasó hace apenas unos minutos?!- todos voltearon hacia mi y Taiki con eso llamé mucho la atención, baje la cabeza y luego dije -Sawakuro, realmente necesito saber más sobre en lo que estoy involucrado...- Taiki aun tenía una mirada de confusión como si nunca hubiese escuchado nada de lo que le estaba diciendo pero aún así al ver mi desespero me dijo algo -Satou, creo que debemos hablar en otro lugar. Aquí hay mucha gente- dijo de manera seria porque al parecer notó mi preocupación e intentó ayudarme, así que salimos de la escuela mientras yo iba a su lado -Satou te seré sincero... No se que es ese tal Albais...- Realmente no lo sabia ni siquiera lo decía bien -Se dice Albace...- Dije en un tono serio y algo decepcionado, suspiré y luego le dije -Primero te veo luchar y morir y ahora dices que no sabes de que hablo. Esto es frustrante...- definitivamente ese no fue mi día, primero todo el mundo se paraliza, luego tuve que pelar contra 3 monstruos terroríficos, después vi morir a Taiki, y ahora me dice que no recuerda nada... creo que es algo razonable de pensar o al menos lo es para mi, bueno la cosa es que seguía intentandolé hacer recordar todo omitiendo la parte de su muerte aunque siempre respondía que no sabia de lo que hablaba todos mis esfuerzos eran en vano...
Pasamos cerca de una panadería y luego algo pasó por mi mente -¡El Pan!- fui corriendo hacia la panadería recordando que mis padres me habían pedido que comprara pan Taiki estaba casi riéndose al ver mi apuro el cual era bastante ya que no quería tener que vérmelas con mis padres molestos solo haría peor el día salí de esa tienda con el pan en una bolsa mientras hablaba con Taiki -¿Sabes algo?, no recuerdo la última vez que hable de esta manera con alguien...- Taiki luego me miró y dijo -¿Que quieres decir Satou?- dijo algo confundido por mis palabras levante la mirada y dije -Como sabrás no suelo hablar con nadie, no tengo ningún amigo y tampoco suelo llamar la atención... Pero hoy, de repente estoy caminando hacia mi casa conversando con alguien.- dije con un tono mas sereno del que tuve anteriormente, Taiki sonrió y luego dijo -Pero somos amigos, ¿no?- dijo con amabilidad mirándome yo solo dije -Creo que si...- di una leve sonrisa y el comenzó a reír. Era algo extraño fui a hablar con el para saber sobre Albace y terminé haciendo un amigo, aunque aun era malo que no recordara nada de lo que ocurrió, tome el metro y luego de un rato llegué a mi casa y Taiki luego caminó solo hacia la suya, fui al comedor y coloque el pan en la mesa -¡Ya llegue!- grite para avisar a mis padres, mi madre fue a la cocina y luego me vio y pregunto -¿Compraste el pan?- yo sin mucho preámbulo dije -Si...- solo dijo -Gracias- y luego se fue a su cuarto con mi padre, yo por otra parte me fui a mi cuarto y empecé a resolver algunas asignaciones de Matemáticas y de un momento para otro el ruido dejo de sonar.

-¿Otra vez?...- luego la voz resonó en mi cabeza -¡Bienvenido de vuelta!- era la misma voz de hace unas horas sin duda alguna estaba en Albace otra vez... Entonces en mano apareció mi arma de asta y la máscara hecha con anterioridad en mi cara -¿Ahora de que se trata?...- luego de eso la voz empezó a hablar -Hay un ejemplar de Goda en tu cocina, ¿Quieres información sobre el?- yo sin pensarlo mucho fui bajando y dije -si...- la voz empezó a hablarme para proporcionarme información -Goda, es algo que en muchas culturas llaman “Duende” de hecho el nombre Goda es termino que han inventado las personas que están en Albace quiere decir Duende de Mierda, se le a apodado así debido a lo fáciles de matar que son y lo tediosos que pueden ser, la mayoría de los duendes miden 1.20 como máximo y tienen un complexión delgada, piel color verdoso claro y orejas grandes y puntiagudas y normalmente deformadas.- yo luego dije -Así que es un simple duende fastidioso … Bueno supongo que podre mantenerlo para hacer preguntas-luego me acerque al Goda que estaba en la cocina, lancé la asta y le corte un pierna logrando que el Goda cayera y gritara del dolor la asta volvió a mi mano en forma de hacha doble hoja y luego dije -Oye voz se que puede que no me contestes el que rayos es Albace, así que mejor te haré solo unas pocas preguntas...- luego de decir eso apareció otro Goda que me atacó justo por la espalda -¡Agh!.- grite al tener al Goda en la espalda con mi asta convertida en el hacha con dos hojas dí giros y cuando cayó deje caer el filo del hacha en su cabeza rompiendo su cráneo -Antes de que algo vuelva a atacarme... Si vi como Taiki murió, ¿Cómo es que sigue aún con vida?...- La voz luego contestó -Los participantes de Albace tienen como objetivo pelear contra los monstruos que amenazan con causar discordia en este mundo, si estos no cumplen con el objetivo de eliminar a los monstruos entonces la tarea pasa a otro participante más cercano, aunque si nadie logra detenerlos, estos terminan por aparecer en el mundo en su totalidad y por su instinto de destrucción estos causan estragos por donde van. El secreto de Albace debe ser guardado porque de lo contrario alarmarían a la población o podrían malinterpretarlo, por ende cada persona que muere realizando alguna misión de Albace debe ser resucitada, sacada de Albace, y además se le debe borrar los recuerdos relacionados a las personas para que el hecho de no poder volver no les haga perder la cordura y no vuelvan a correr peligro...- ahora todo tomaba un poco más de sentido, a lo que me dije -Entonces eso explica porque Sawakuro no recuerda nada de lo que ocurrió, incluyendo su muerte...- la voz resonó en mi mente y dijo -Así es.- -luego empecé a pensar y dije -Entonces cuando dijo que si acababa con los monstruos lo salvaría, ¿se refería a eso?- la voz de inmediato respondió -No lo se, si no a muerto entonces cuando salga de Albace estará perfectamente sano y volverá a pelear en la siguiente ocasión, aunque si muere y el que esta peleando tampoco logra destruir a los monstruos e infortunadamente estos se materializan en el mundo real los que han muerto no resucitarán y luego ocurriría lo que ya dije anteriormente.- yo comprendí muchas cosas con lo que me dijo -Entonces ahí esta mi razón para luchar... Aunque aun hay algo. Si quiero que me aclares algo pero no estoy en Albace, ¿cómo podría hacer?- justo cuando dije eso apareció una docena de Godas -Ya veo por que los llaman así...- empecé a pelear con mi Asta en modo de Hacha de doble hoja matando a cada Goda que me encontraba, pero seguían apareciendo cada vez más -Estos Duendes solo saben molestar...- seguía dándoles con mi asta en forma de hacha de doble hoja cada vez era mejor mi habilidad con esta asta cada vez era más ligera y fácil de manejar sin duda hacer esto cada vez era mas divertido e intenso termine por matar a todos los Goda y en ese momento recordé que le había hecho una pregunta a la voz que no me respondió -Oye voz, ¿Qué era lo que me ibas a decir?- la voz luego dijo -Solo tienes que... ¿Sabes que?. Mejor te lo cuento luego.- Dijo en un tono burlón -¡Oye!, ¡necesito saberlo!...- exclamé -Adios.- Dijo la voz con alegría, luego de esto para intentar desahogarme tome una silla y la lancé aunque algo era raro, esta se había quedado estática en el punto exacto donde la solté -Pero... ¿Que?...- luego el sonido se volvió a escuchar y la silla empezó a caer. Afortunadamente la logre atrapar antes de que cayera y se rompiera -Ufff... Por poco...-  la coloqué en el suelo acomodada y subí a mi habitación a terminar con las asignaciones que estaba haciendo.

Terminé de hacerlas y luego me acosté en mi cama a pensar -Entonces hasta ahora solo se esto sobre Albace; debo pelear porque de lo contrario los monstruos destruirían todo, no debo morir peleando porque entonces si los siguientes luchadores no lo logran podría pasar lo primero. No debo formar relaciones con participantes de Albace porque si estos mueren revivirán sin recuerdo alguno de Albace o de mi. Eso es simple, nunca me eh relacionado con nadie...- dije eso porque en cierta forma tenía razón, si me hago amigo que alguien en Albace, si muere, me olvidaría significa que mi vida seguirá siendo igual en cierto ámbito, en el social. Bueno, ahora era una especie de “Héroe” pelearía para derrotar a monstruos que amenazan con destrozar la civilización ahora mi vida era menos rutinaria, aunque en realidad hacer exactamente lo mismo y tener que siempre pelear contra monstruos todos los día se considera rutinario... Creo que terminaré continuando con el mismo ciclo... Como es común de mi, siempre pienso lo peor... A veces parezco pesimista, pero presumo que no es malo decir la verdad... El sueño me terminó ganando así que cerré los ojos y me quede casi dormido con el uniforme puesto, a pesar de que aun era temprano me sentía bastante cansado -Debe ser de tantas luchas...- me dije a mi mismo antes de dormir.

Luego amaneció y me desperté a las 5:46 am, me cambié el uniforme ya que no quería ir a la preparatoria con ropa sucia, bajé y desayuné, mis padres aun no se habían levantado así que les deje una nota en la mesa diciendo que me había ido. Cuando salí eran alrededor de las 6:00 am y la mañana aun no estaba del todo clara era un poco oscura el sol no tenia mucho esplendor, estaba caminando por la calle -Aun no estoy seguro de... Que todo lo que haya pasado ayer, fuera real...- me dije a mi mismo mientras caminaba, deseaba que fuera un sueño, quizá porque en un principio no pensé muy bien, pero no quiero pasar el resto de mi vida peleando contra monstruos corriendo el peligro de morir...Tal vez ayer me veía entusiasmado por la idea pero tras pensarlo mejor, no sonaba como algo bueno. Ese sería realmente una rutina que no quisiera repetir. Seguía caminando pensativo, ¿Quizá en algunos segundos se paralizaría el tiempo mostrando que esto es real?, Si fuese así ¿Sería un monstruo que causara mi muerte?, y entonces si lo olvidaba todo ¿seguiría viendo todo desde la misma manera?, ¿Tendría lagunas mentales que nunca podría resolver o tal vez recordaría fragmentos?. En fin, muchas preguntas vagaban por mi mente y ninguna tenía respuesta, solo la voz que sonaba cuando luchaba contra los monstruos podía ayudarme, pero como dije solo aparecía cuando estaba en Albace. Y lo peor es que ayer no pude retenerla un poco más para que pudiera aclarar mis dudas, creo que tengo muy mala suerte en verdad... Bueno continué caminando hasta que todo se hizo un poco más claro, cuando al fin llegué a donde quería compre el ticket para el metro y luego me subí aun pensando sobre -Albace... ¿Por qué tuvo que tocarme a mi pasar esto?...- no quiero que crean que soy bipolar, pero en realidad todo parecía bien hasta que pensaba más a fondo aun no se muchas cosas sobre Albace ni siquiera se con exactitud que es Albace, mientras más cosas descubría todo se hacía más confuso, entre mis pensamientos sin darme cuenta el metro llegó y rápidamente me baje del metro y continué caminando en mis ideas, nada parecía tener relación, estuve caminando por las  calles  y sin darme cuenta de nuevo, el ruido dejó de sonar. Aunque por lo distraído que estaba no me dí cuenta sino hasta después de unos minutos que mire mi reloj de muñeca y noté que el tiempo no avanzaba -Si que estoy despistado...- luego de ver el reloj y ver a todas las personas noté lo obvia que era la situación, de nuevo un monstruo había aparecido. La máscara ya estaba en mi cara y luego el arma de asta apareció en mi mano -¿Ya te das cuenta?- dijo la voz con un tono de burla pues le causaba gracia el hecho de que me di cuenta luego de un tiempo, aunque todo el mundo estaba paralizado, realmente estaba muy poco consiente de lo que ocurría alrededor...

-Bueno... no fue un sueño... ¿De que se trata esta vez?- pregunte a la voz mientras caminaba -Pues acabas de entrar debido a un Noidmus...- dijo la voz con un tono de seriedad yo al escuchar su tono me dí cuenta de que era algo que no podía tomar a la ligera -Pues dime lo que deba saber...- dije mientras seguía caminando para logra vislumbrar alguna figura que realizara algún movimiento -Noidmus es una criatura bípeda, todos caminan de un forma algo torpe ya que tienen lomo y tienen las manos hacía abajo. Todo esto debido a su peso ya que están hechos de tierra y rocas, son extremadamente fuertes aunque, también por consecuencia de su peso, lentos. Estos no se deben subestimar ya que con solo dejar caer su puño podrían aplastar en su totalidad cualquier cuerpo causando la muerte.- yo tragué saliva cuando vi algo de alrededor de dos metros y medio caminando exactamente como explicaba la voz -Esa cosa es algo de temer... Noidmus. Suena bastante aterrador.- me dije a mi mismo mientras seguía acercándome lentamente, no quería perder energía ya que si peleaba contra esa cosa, gastaría bastante, en especial, estando solo...

-Quisiera que Taiki estuviera para ayudarme...- Me dije a mi mismo mientras intentaba sacarme la idea de que moriría luchando contra semejante monstruo -¿Alguna cosa sobre como acabar con el?- pregunte a la voz mientras aun me movía -Pues no hay ningún punto determinando en donde golpear ya que todos los Noidmus tienen diferente “Anatomía”, así que solo intenta penetrarlo hasta el núcleo y así hacer que se deshaga- dijo la voz de una forma neutral y decidida -Pues ahora a actuar...- dije mientras estando solo a 3 metros de distancia del Noidmus corrí hacia el y luego le lancé mi arma en forma de asta y luego se convirtió en una lanza desplegando sus dos hojas y entro a Noidmus, aunque este no la sintió... -¿Esto es enserio?.- me dije al ver eso y lo peor era que se notaba que el arma intentaba salir pero estaba enterrada -¡Ahí voy!- luego de gritar esto salté encima del Noidmus y saque el arma, lo cual le causo dolor  y que salieran de el bastas cantidades de tierra, este llevo su mano derecha a la espalda lo cual me lanzó contra el suelo -Tsk...- me levanté algo desequilibrado pero recupere el equilibrio en unos pocos segundos y estuve dándole golpes al Noidmus que lo único que hacían era agotarle poco a poco la paciencia, se notaba que empezaba a molestarse, lo cual no seria bueno, ya que debido al arma era lento como el.

Empezaba a cansarme y justamente en esos momentos en que comenzó a notarse el Noidmus inició a atacarme, pero, aunque con dificultad pude evitar sus ataques, lo cual provocaba más cansancio -Este no es tonto...- caí al suelo debido al cansancio y en ese momento un chico apareció. Tenia un cabello blanco, que le llegaba hasta el mentón, era de piel pálida. Al parecer era albino y tenía unos ojos de color morado, media casi la misma estatura que yo, y ademas tenía cubierta con un trozo de metal la parte desde la nariz hasta la mandíbula. Usaba una espada gigante con la mano izquierda y con bastante facilidad hizo caer al Noidmus, manejaba la espada como todo un experto y lo hacía sin sentir dificultad a pesar de lo inmenso de la espada  -¿Quien es este tipo?, ¿como puede pelear de esa manera?. Pues está claro, es obra de...

Albace...-


Como siempre digo(soy repetitivo D:(?)) espero que les haya gustado xD


Última edición por Kenji Fujiwara el Miér Oct 22, 2014 12:56 pm, editado 1 vez
avatar
Kenji Fujiwara

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 15/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Albace: The World of Monsters(+12)

Mensaje por Christopher Crux el Mar Feb 25, 2014 6:13 pm

Weon D: esta rebueno,quiero mas O_O ¡DAME MAS!
avatar
Christopher Crux

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 03/02/2013

Ver perfil de usuario http://digimon-world-master.foroactivo.com/forum

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 4: "¿Quién es él?"

Mensaje por Kenji Fujiwara el Mar Oct 21, 2014 6:19 pm

Lo habitual, hago un capítulo al año xD

Capitulo 4: “¿Quién es él?

Estaba parado delante de mí, era un joven de entre unos 16 y 18 años y acababa de vencer a un monstruo de casi el doble de su tamaño y el cuádruple de su peso. Cubría su boca y usaba una espada más grande que él. -Épico...- comenté al ver su pelea entre el y Noidmus, produjo  el sonido de una sonrisa y cerró sus ojos realizando un gesto de lo que podía interpretar como alegría porque claro, no podía ver su boca. En ese momento me preguntaba porque estaría usando eso, aunque no era importante en ese momento, podía tener sus razones, y además yo estaba usando una máscara así que no tenía nada de qué quejarme únicamente le pregunté -¿Quién eres?...-  pregunté mirándole mientras me levantaba, el dijo -Nakamura Shindai.- dijo dando una reverencia luego terminé de levantarme y el dijo -¿Y usted?, ¿Cuál es su nombre?- dijo inclinado la cabeza y dando aparentemente una sonrisa, me quitaba la tierra del uniforme y luego dije – Me llamo Satou Kazuo.- dije un poco serio pero él aun me veía con una sonrisa -Cometió bastantes errores en la batalla.- Dijo aún sonriendo -Lo sé, aun soy novato en esto. En realidad ésta es mi tercera lucha...- él se sorprendió un poco según su expresión y luego dijo -Pues considerando ese aspecto, pelea muy bien. Solo que usa mucha fuerza bruta y poca estrategia, aunque no lo parezca, esos monstruos la verdad son listos.- dijo resaltando mis fallos en la batalla, no le dije nada, tenía razón. Solo golpeo y lanzo el asta al azar -Recuerdo mi primer monstruo... Letrum, era muy eficaz en sus potentes y contundentes golpes.- luego de divagar al empezar a hablar de sus recuerdos dirigió su mirada hacia mí -Si me permite preguntar, ¿Me podría decir contra qué criatura peleó usted su primera vez?- preguntó de manera muy educada -La verdad, fueron cuatro... Squafibia, Dranemte, Kämavio y Gehaya...- en la cara de Shindai apareció un gesto de asombro y luego dijo -¿Y cómo es que usted sigue vivo?, esos monstruos son demasiado fuertes para que un novato los pueda vencer...- dijo mostrando un gesto que denotaba mucha impresión yo luego le dije -Pues no fue fácil, Dranemte fue vencido por un compañero que murió y... "salió" de Albace ese día, pero los demás fueron derrotados por mi obra...- luego el tal Shindai me dijo -Pues ahora no sé si usted tuvo mucha suerte o es muy fuerte...- empecé a ver fijamente a Shindai y le pregunté -¿Por qué Noidmus aún no ha explotado?- pregunté a Shindai algo curioso Shindai luego me dijo -Ahora mismo Noidmus está noqueado, no está muerto, se encuentra inconsciente y no explota hasta que muere.- yo luego dije -Entonces eso nos mantiene aquí en este momento...- vi al Noidmus y noté que no se movía en lo absoluto -Parece muerto...- me dije a mi mismo al ver a ese Noidmus, era como si los Noidmus noqueados quedaran como muertos, Shindai luego dijo -Pues le concedo el honor de que le dé el último golpe al Noidmus, la experiencia ya fue suficientemente satisfactoria.- Dijo con una educada y amable actitud -Pues gracias... - Respondí cuando lancé mi arma de Asta en forma de lanza la cual entró por una de las aperturas ya hechas en el cuerpo de Noidmus y este explotó, pero lanzo tierra y grandes rocas por todo el lugar que casi me dan, Shindai las esquivó con velocidad y luego volvió a quedarse parado en el suelo, la voz sonó en mi cabeza -El Noidmus tenía un diamante en su cuerpo, estos se venden por mucho. ¡Tienes suerte!- me dijo en un tono alegre y luego Shindai me dijo -Adiós, Satou...- luego el tiempo volvió a transcurrir y aunque Shindai estaba al frente de mi, ahora no lo veía -Pero... Deberíamos haber salido ambos... ¿Por qué no está aquí?-  me pregunte al percatarme de que no estaba -Debí hacerle las preguntas a la voz cuando pude...- No había hecho tal cosa porque pensé que quizá Shindai podría haberme respondido algunas dudas pero no fue así, este se había desaparecido -Albace... Solo sabes hacerme enfadar...-

En un hospital había un chico pálido, delgado y con cabello blanco que le llegaba a la nuca y además era lacio, sus ojos eran de un tono morado. Tenía una de las habituales y características batas que tienen los pacientes en los hospitales, en su cara se podía notar que estaba cansado, en los brazos y un poco abajo de la boca tenía unas manchas que parecían moretones y tenían bordes amarillos, se lograba deducir que por todos estos síntomas y señales de cansancio que estaba enfermo. Los doctores le suministraban suero por medio de una vía intravenosa, mientras el solo se quedaba observando, se notaba que tenia marcas por los brazos de tantas inyecciones, pasaba el tiempo y no recibía visitas por parte de nadie, los únicos que iban eran los doctores o las enfermeras, y él se quedaba acostado en la habitación siendo la soledad su única compañía -Como odio esto...- dijo con un tono bajo y enfermizo, esas tres palabras describían todo lo que sentía, debía sentirse bastante mal de manera física, eso se notaba, pero el hecho de no tener visitas era algo que no causaba mucha animación, muy deprimente en realidad nadie se sentiría bien con eso. Bueno, ese chico era Shindai, si, ya lo sé... verlo como peleaba de manera implacable y como está ahora es algo poco creíble, pero sin duda era el mismo, no tengo ni idea de que tenía, ni porque estaba ahí. -Espero que... otro monstruo aparezca... Sería más divertido que entrar así como así...- dijo con una leve sensación de alegría, aunque realmente tengo ganas de saber a qué se refería de esa cosa de entrar así como así, para estar en Albace debía aparecer un monstruo y este debería estar cerca de donde estás, ¿o no?...

Después de lo ocurrido con el Noidmus simplemente continué caminando hacia la Preparatoria y luego de algunos kilómetros llegué, aun estaba algo confundido por todo lo ocurrido, así que seguía pensando mientras caminaba, fue así durante todo el camino e incluso hasta cuando llegué -Creo que hubiera sido mejor que me quedará con mi vida rutinaria...- murmuré mientras iba por el pasillo hacia el salón -Aunque, creo que me complico demasiado...- me dije a mi mismo murmurando nuevamente, está vez creí que me estaba causando mucho estrés al querer saber más sobre Albace, realmente no cambio mucho en vida, después de todo, cuando peleaba el tiempo se detenía por lo que nadie sabrá de mis batallas, y cuando salgo de Albace es como si no hubiese ocurrido algo y para finalizar, si salía de Albace no recordaría nada -Entonces no sería nada malo tomármelo un poco a la ligera...- me dije en un tono bajo y luego solté una pequeña risa mientras seguía mi camino, luego caminando me encontré con Taiki -¡Hola, Satou!- dijo él en un tono alto y muy sonriente -Hola, Sawakuro.- dije en un tono moderado aunque con un pequeño pero notable gesto de alegría, el correspondió con otra sonrisa y luego me dijo -[coloc=#cc33333]¿y qué tal vas con ese tal Albaiz?.[/color]- suspiré y di una pequeña risa al oír lo mal que lo dijo -Es Albace...- dije aun riéndome, luego le dije -Pues no he avanzado mucho si te soy sincero, aunque, debo dejar de preocuparme por eso...- dije recitando las palabras de manera serena, ya había decidido relajarme más al respecto y eso iba a hacer -¡Pues es genial que estés menos preocupado!, ayer lo estabas bastante.- dijo con su característico tono alegre, pero tenía razón en sus palabras, seguimos caminando hasta que llegamos al Aula B él se sentó en su asiento que estaba en la primera fila y yo en el mío que estaba en la última fila, había poca gente en el salón pero en cuestión de minutos, la gente llegó y también el Profesor , dijo buenos días y como es de esperarse todos tuvimos que corresponder, empezó con su clase y después de algunas horas de tomar apuntes y prestar atención. Termino la clase y llegó la hora del receso y todos salimos, Taiki fue conmigo cuando salí y empezamos a hablar, era algo curioso, me había  hecho amigo de alguien que hacía poco vi morir, es un poco extraño, quisiera decirle lo que paso, pero...¿Decirle que murió?, si es que no me cree, sería algo impactante para el...

Pero decidí mejor no decirle nada, así era mejor, si llegaba el momento entonces se lo diría. Estuvimos todo el receso hablando sobre temas en generales, también de Albace aunque solo un poco ya que el no conocía bien sobre el tema, debido a Albace tenía un gran amigo. En cierta forma Albace ha hecho que ocurran varias cosas buenas en mi vida, prácticamente debería agradecerle, aun rondaban dudas en mi cabeza sobre Albace, y despejarlas solo me traía aun más, pero había dicho que no me preocuparía tanto por eso y eso iba a hacer, pero no debo mentir, el estrés no desaparece por más que intento que lo haga, es muy molesta esa sensación, como no podía hacer que desapareciera la sensación decidí solamente suprimirla para poder seguir con mi vida porque las dudas me atormentaban...

Terminó el receso y todos volvimos a entrar en el salón me volví a colocar en mi puesto y Taiki en el suyo y la clase empezó de nuevo, teníamos matemáticas y el profesor nos explico algo relacionado con operaciones algebraicas, no recuerdo muy bien que era pues realmente no preste mucha atención, pues ya sabía sobre el tema, e incluso ya sabía cómo hacer lo que explicaba el profesor, no me importo mucho, últimamente había estado algo pensativo, con la aparición de Albace en mi vida y todo eso me hacía pensar en bastantes cosas, no estaban relacionadas solo con Albace, pensaba en todo, familia, reciente amigo, mi vida y otras cosas... Trataba de atar cabos sueltos, pero había algo sobre Albace que a pesar de intentaba no preocuparme por eso, había algo que aun no dejaba de preguntarme, ¿por qué razón había entrado a Albace?, aun no tenía en mente la razón por la que había entrado, no sabía si existía algún proceso de elección o algo así, ni siquiera sabía con exactitud que era Albace, aquella cosa rodeada de preguntas, quizá sea algún ser capaz de controlar el Universo, puesto que cada vez que parecía que tenía la oportunidad de descubrir algo, alguna cosa lograba que no sucediera, la primera vez, cuando vi a Taiki estar donde estaba antes de que se detuviera el tiempo, y fui a preguntarle, había olvidado todo al respecto, cuando peleé contra los duendes y los retuve para hacerle preguntas a la voz, después de ciertas preguntas aparecieron más y lograron enfadarme y hacer que los matara a todos lo que hizo que el tiempo volviera a transcurrir, y después cuando apareció el tal Shindai, cuando el tiempo volvió a transcurrir, yo creyendo tener una oportunidad para aclarar mis dudas, el dejo de estar donde debió de estar cuando salí de Albace, fuera lo que fuera, era muy... muy molesto...

El profesor terminó con su explicación y todos nos fuimos, salí por los pasillos de la escuela dando un paso a ritmo tranquilo mientras veía a todos salir hablando y apresurados sin motivo alguno yo solamente caminaba sin prisa alguna por los pasillos para salir, no había motivos para estar apurándome pues no tenía nada pendiente y así salí de la escuela y me fui caminando hacía mi casa y luego Taiki terminó alcanzándome así empezamos a hablar, sobre ningún tema en particular solo decíamos lo que se nos venía a la mente y conversábamos sobre ello en esos momentos no hablamos de nada referente a Albace solo manteníamos una plática normal y calmada, hablar con Taiki era reconfortante, era un chico muy comprensible y alegre, te hacía sentirte bien cuando hablabas con él, sin duda era un excelente amigo ya veo porque era tan popular en la escuela, seguimos caminando hasta que llegó el momento en que tuve que tomar el metro y él se fue caminando solo hacía su casa, yo compré mi boleto y después de poco tiempo me subí al metro y después me senté y espere pacientemente un pequeño rato hasta llegar a mi destino, era la primera vez que no pensaba en Albace desde que apareció así que me sentía librado de esa desagradable sensación de estrés, ese sentimiento de calma que estaba en mi cuerpo en el momento era realmente gratificante, el metro ya había llegado hasta mi parada y yo aun me sentía tranquilo, me baje del metro y fui recorriendo el camino hasta mi casa a pasos que reflejaban mi estado de ánimo relajado, sin preocupación alguna. Lo que más me alegraba de aquel momento era que Albace había salido de mi cabeza por completo, como si nunca hubiese entrado en el.

Al fin estaba llegando a mi calle dando pasos a un ritmo lento y calmado observaba las casas de alrededor, que estaban diseñadas de una forma similar a la mía, veía los árboles y un suave viento sopló en todo el lugar  los árboles se inclinaban levemente por la brisa y yo alcé mis brazos lentamente para sentir ese viento tranquilo en todo mi cuerpo, estoy muy seguro de que alguna vez han sentido como el viento sopla y solo te dan ganas relajantes de sentirlo, es evidente decir que en ese momento yo estaba disfrutando bastante de esa sensación aunque segundos después esta se detuvo debido a que el viento en menos de 10 segundos dejo de soplar, luego de bajar los brazos y deprimirme por medio segundo seguí con el recorrido hasta mi casa volviendo a recobrar el paso lento que llevaba desde el comienzo, paso a paso logré llegar a la puerta de mi casa luego de observarla por una décima de segundo una nueva brisa volvió a soplar, solo abrí un poco más mis brazos y observe los árboles sacudirse, vi como hojas eran llevadas por esa corriente de aire solo para después notar que las hojas se habían quedado estáticas en el aire -¿Eh?, ¿Qué ocurre?...- en ese momento estaba muy extrañado hasta que luego de un segundo recordé la cosa que hubiera preferido no haber recordado -Ah...- el pesado recuerdo de Albace volvió a mí de manera muy fuerte, solté un pequeño suspiro y dije a la voz -¿Ahora de qué se trata?...- la voz luego contesto -Por el momento has tenido suerte, pero sigue así de despistado  y acabarás muerto.- dijo la voz refiriéndose a que había olvidado el tema de Albace por momentos -Pero si solo entro en momentos inesperados... Solo falta que ahora tenga que dormir con los ojos abiertos…- una pequeña risa burlona sonó en mi cabeza –Eso es lo más probable.- contestó la voz con una gran vanidad. Nuevamente solté un suspiro por mi desilusión, en un momento disfrutaba de una placentera brisa tranquila y ahora estaba en un mundo estático inundado de un “ruido silencioso” en espera de una batalla contra un monstruo –Como sea, dime que debo matar esta vez.- le dije a la voz en tono neutral. Mientras pensaba que yo estaba ya bastante aburrido de seguir una rutina todos los días, y ahora vendría una rutina aburrida de matar monstruos todos los días, sencillamente irónico. La voz entonces me contesto –Pues hoy no es tu día de suerte, debes de tener muy mala suerte para que tocara pelear contra tres Lopakuma.- dijo la voz burlándose otra vez, esa voz tenía tendencia a ser muy chancera indistintamente de cómo me sintiera y mientras tenía una notable expresión facial de aflicción mi máscara apareció para cubrir mi rostro poco amenazante, extendí mi mano y de inmediato surgió mi arma de asta en esta y no tardé más de lo que yo podía percibir como un segundo para sujetarla de forma firme –Tal vez no quiera saberlo aún pero… ¿Qué son esos “Lopakuma”?- la voz no se molestó en contestarme, se ahorró palabras con un método peculiar pues en un instante toda la información necesaria la encontré de repente en mi propia mente, aunque no por eso me sentí necesariamente contento –Contra t-tres de esas cosas…- dije muy nervioso cuando la imagen de esas bestias se manifestó en mi mente. Su apariencia no era para nada amigable, por lo que podía deducir eran seres de gran tamaño, sus características eran las habituales caninas, tenían una apariencia de lobo molesto amenazando y el color de su pelaje era un color rojo sangriento que combinaba sin duda con su más singular particularidad,  las cuales eran unos cuernos que los hacían parecer las mascotas de un demonio maligno o algo así. Naturalmente, estaba temeroso al saber a qué era lo que me enfrentaba ya que por las expresiones que usó la voz refiriéndose a que tenía “muy mala suerte” eran motivo suficiente como para sentirme algo perturbado, pero al ver de qué se trataba, reiteró la idea de que me encontraría en un problema serio cuando me encontrara frente a frente con esas criaturas, así que con una muy notable lentitud empecé a moverme por el área con la esperanza de encontrar yo primero a esas bestias y así quizá tener esperanzas de tener al menos un poco de ventaja. Claro que me estaba ilusionando en vano, pues aunque yo divisara a alguna de las criaturas primero, no tardaría mucho en detectar mi presencia, y de inmediato todos vendrían a mí. Después de recorrer la calle llegué a la avenida con mucha precaución para notar que a la derecha estaban esos “Lopakuma”, eran tan desagradables como había visto en mi mente, estaba extremadamente nervioso y asustado, tanto que la voz se burló de mí mientras yo solo quería irme corriendo de ahí. Luego una de las bestias empezó a gruñir, lo que me hizo asustarme aún más –Aunque tengo la capacidad para enfrentarme a ellos… Sigo teniendo miedo… ¿Qué es lo que me pasa?...- murmuré de forma pausada para mí mismo, me sentía como un estúpido, como cuando vas a hablar en público y aunque te sabes absolutamente todo de memoria, sigues estando nervioso y la única opinión que tienes sobre ti es sobre lo tonto que actúas ante el problema, pero en esta ocasión peligraba mi… ¿Vida?, No, no importa si moría por culpa de esas criaturas porque luego volvería como si nada hubiese pasado y olvidaría que alguna vez había muerto, ¿Entonces cual sería la razón de mi intranquilidad?, ¿Por qué estaba tan preocupado?,  ¿Por qué reaccionaba de tal forma a un problema que ya tenía solución y alternativas? Es algo que aún no termino de entender…

Después de estar en una indecisión sobre que era lo que haría, me decidí por comenzar a acercarme a esos monstruos a paso lento y así aprovechar el factor sorpresa, pero mientras me acercaba a esos dos Lopakuma me percaté de una cosa –Un momento… ¿No eran tres?...- me dije a mi mismo y luego me apresuré en mirar los alrededores pero fue muy tarde cuando de el techo de una casa saltó el Lopakuma restante aterrizando justo frente a mi, de inmediato encorvó las cejas y mostró sus cortantes colmillos aterradores mientras tomaba una posición de caza –N-no, no, no…- eso solo empeoró el mal carácter del monstruo, pues este rugió y alerto a los Lopakuma que estaban atrás. Estaba perdido, rodeado por tres horripilantes criaturas, y únicamente tenía una simple arma de asta para defenderme. En ese momento realmente pensé que era mi final casi vi mi vida pasar ante mis ojos mientras me enfadaba por todas las experiencias vividas por culpa de…

Albace…
avatar
Kenji Fujiwara

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 15/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Albace: The World of Monsters(+12)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.