Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Quien esta conectado
Quien esta conectado
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 35 el Lun Ago 25, 2014 2:27 am.
Últimos temas
» Ficha de Kaneki Ken
Dom Jul 05, 2015 8:56 pm por Kaneki Ken

» Reglas generales
Dom Jul 05, 2015 8:56 pm por Kaneki Ken

» Me retiro seroñas y seroñes.
Dom Jul 05, 2015 12:35 pm por Ezreal

» me presento
Jue Jul 02, 2015 8:01 pm por Takashi Komuro

» Bienvenido a la Escupidera de Salty...
Sáb Mayo 23, 2015 12:27 am por Jack The Ripper

» Hagamos un cuento XD
Miér Mar 04, 2015 5:47 pm por Takashi Komuro

» Holaaas :3
Dom Feb 15, 2015 10:09 pm por Diamond-Taillea

» Hola a todos! OwO
Mar Feb 10, 2015 2:10 am por Diamond-Taillea

» Mucho gusto
Mar Feb 10, 2015 1:58 am por Diamond-Taillea

Septiembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Mejores posteadores
Mejores posteadores de la semana
Los posteadores más activos de la semana

Mejores posteadores del mes
Los posteadores más activos del mes

Mejores posteadores del MUNDO

Libro: Deseo de Venganza

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Libro: Deseo de Venganza

Mensaje por Obito Uchiha el Mar Sep 17, 2013 9:10 pm

Capítulo 1
El cumpleaños  


Era Marzo 31, Acababa de leer un libro y ya me preparaba para ir a dormir, mis padres dormían y yo ya estaba a punto de subir, pero no sin despedirme de Rex, mi perro.
Subo a mi cuarto y me doy cuenta de que ya son las 11 y tanto de la noche, muy agotado caigo en cuenta que dentro de unos minutos ya será Abril 1, Cumpleaños de Mi Hermana, con mucho deseo de que la aventura que tuve al leer se manifieste en mis sueños me recuesto en mi cama y cierro lentamente los ojos, en un abrir y cerrar de ojos ya es de mañana, y como es de esperarse me levante más temprano que todos así que bajo y me pongo a ver televisión. Cuando apenas Rex me ve se levanta y su cola empieza a moverse como un motor de lancha, de lado a lado, lo saludo con mucho cariño y luego regresa a su cama a esperar  a que todos se levanten.
Me siento en el sofá y prendo el televisor, al paso de los minutos se levanta mi madre con cara larga y segundos después baja también mi papa, de igual forma, con cara larga; pero esperen, ¿Por qué todo esta tan normal?, ¿por qué mis padres están deprimidos?, ¿no se supone que es el cumpleaños de mi hermana?... pues sí, es el cumpleaños de mi hermana, mi difunta hermana.
Murió en un accidente de trafico cuando íbamos a la casa de playa de mis abuelos en la costa, todo era tranquilo, era el primer viaje de ella a la casa de playa y tan solo tenía 1 año y 8 meses, íbamos a pasar año nuevo, nos paramos a comer antes de tener que pasar la montaña que es un recorrido largo de 2 horas, llenó de curvas y huecos en la carretera lo que obliga a mi padre a tener que manejar maniobrando.
Ya como a  una hora y media de viaje le digó a mi madre que me siento mareado así que deciden pasar a mi hermana para adelante junto a mi madre para que yo pudiera tener más espacio para respirar, seguido a eso deciden abrir las ventanas para que me entre aire fresco, solo bajan las de adelante ya que íbamos en un carro 3 puertas, carro que mi padre le había regalado a mi madre hace poco, me quedo dormido en la parte trasera del carro poco, después siento que mi madre grita: “PHILIIIIP” (El Nombre de mi Padre), recuerdo muy bien ese día, después de escuchar aquel atemorizante y traumático grito el auto empezó a girar,  lo único que pude asimilar es que estaba soñando así que intente disfrutarlo, ver como todo giraba y como volaba como  un muñeco de trapo, cuando salgo del automóvil lo que veo es al carro de atrás estacionado y la gente que lo conducía nos ayudaba, ahí supe que no era un sueño.
12 días después de esperar en un hospital respuestas, a mi padre se le comunica que mi hermana había fallecido, la causa del accidente? Un imbécil que como vio que no venía ningún carro decide soltar el volante para arreglarse la chola, el carro se fue de un lado y mi padre al intentar esquivarlo se va de un lado, choca contra la baranda y me hermana sale disparada por la ventana cayendo sobre su cabeza. ¿Qué hubiese pasado si no hubiesen abierto las ventanas? ¿Estaría mi hermana hoy aquí con nosotros celebrando? Son las preguntas que me hago cada vez que caigo en cuenta de lo que ocurrió.
Semanas después vamos a juicio, obviamente mis padres no me dejaron pasar por que tan solo tenía 8 o 7 años, no me acuerdo muy bien, a pesar de mi edad era muy inteligente y se me hacía fácil comprender todo aunque me ocultaran las cosas que no debía saber, cuando mis padres salen de la sala de juicio me entero de que al desgraciado lo dejaron ir libre por ser uno de los grandes jefes en las compañías del gobierno, desde ese momento todo mi odio y sed de venganza se fueron hacia aquel grupo de mafiosos clandestinos a los que llaman “Los Rub” que eran los que gobernaban en mi país, Cosvea.

A los 14 años me sentíalo suficientemente independiente como para vivir por mí mismo, desde hacía ya 2 años mis padres no pasan nada de tiempo en casa así que poco a poco me había ido adaptando a tener que manejar todo yo solo, nunca dejo de pensar en cómo así el imbécil que mato a mi hermana esta libre, y como estos mafiosos que siguen al mando se hacen de las suyas, ahora con 17 años mi vida está en mis manos y puedo hacer lo que yo quiera que sea con ella.
Ahorita no tengo tiempo de pensar, tengo que alistarme para ir al colegio, aunque sea el cumpleaños de mi hermana igual tengo que ir el primer día de clases después de vacaciones (unas estúpidas vacaciones de una semana); me pongo el uniforme del colegio, que estaba conformado de una camisa azul y unos pantalones para nada cómodos, tomo mi Bolso que es el que utilizo desde que tengo memoria.
Siempre me ha gustado mi bolso ya que sus estilo de pequeños cuadritos con colores que varían entre marrón, verde y un verde más claro me hacían sentir que el bolso lo podía camuflajear fácilmente.
Es en mi bolso donde llevo todos mis libros y cuadernos, pero lo más importante, la navaja de supervivencia que me habían regalado de navidad, siempre me sentía seguro con ella.
Ya cuando estoy listo me despido de mi madre que se estaba alistando para ir al trabajo y de mi papá que ya estaba listo, siempre sin olvidarme de Rex lo veo y le digo:
<< Nos vemos dentro de poco compañero>> con mucha alegría en la cara para que no se pusiera triste porque me iba.
Rex era muy especial para mí, era un cocker spaniel de color champagne que se había hecho muy especial para mí ya que era la única compañía que tenía todas las tardes. Al saber que Rex se había quedado tranquilo porque veía salgo del apartamento y tomo mi bici para irme al colegio.
Mi bici me la había regalado mi madre cuando cumplí nueve años, ya que después de que el carro quedo destruido por el choque, no tenía manera de llevarme al colegio, su color negro que no brillaba ni con el sol siempre me gusto.
Camino al colegio me detengo a comprar la prensa para saber qué había ocurrido esta semana. Con el estado de Cosvea de Guerra Fría siempre había que estar al tanto de todo.
Tomo mi periódico, le doy el dinero a la chica que atendía el kiosco y me voy.
Me monto en mi bici y tomo el periódico, empiezo andar y ya cuando estoy concentrado empiezo a leer mientras manejo, habilidad que fui desarrollando poco a poco.
En  primera plana lo primero que encuentro es escrito en grandes letras “La Rebelión Ataca Base militar de los Rub y Roba Helicóptero Bombardero ”.
<<¿QUEEEE?,  por qué iría la rebelión a atacar de forma tan descabellada a los Rub! Y sobre todo dejar que se publique en la prensa?>> pienso confundido.
La Rebelión odiaba a los Rub tanto como yo, pero por razones políticas, siempre han sido de los que nadie se entera, nunca solían llamar la atención, siempre que la prensa intentaba publicar información sobre ellos, los amenazaban con atentar contra sus familias, por eso nunca se sabía nada de ellos.
Hace unos 200 años la 7ma generación de los Rub Lograron acabar con todas las armas de fuego fáciles de conseguir, todo aquello que disparara, y se quedaron lo mejor para ellos, las bombas, el resto de la población tendría que defenderse con acero, como si fuese la Época Medieval.
Ya estoy llegando al colegio así que tiro el periódico por ahí y entro, como se me ha hecho tarde encadeno mi bicicleta  lo más rápido que puedo a un poste y voy corriendo al aula de clase. Ya voy 5 minutos tarde y digamos que el profesor de la primera hora no le agradó mucho así que de una forma u otra ya estoy en problemas, es por eso que ahora voy más lento y calmado.
Mientras Paso por cada aula hasta llegar a la mía la veo, era Sara, Sara Narcisse. Ella fue mi primer amor, o algo así, jamás me prestó atención pero sabía que gustaba de ella, jamás había sentido algo así, no sé si era por su hermoso pelo color arena o por sus ojos que parecían hechos con mucha delicadeza con trozos de oro, prefiero no acordarme de lo que sentía para no sufrir más, esos sentimientos me trajeron muchos problemas y debo concentrarme en subir mi promedio poder ir a una buena universidad.
Ya llego a mi aula y apenas abro la puerta lo primero que veo es la cara de ese viejo decrepito, el profesor de Castellano Romo Rivero, la razón por la que mi promedio de Castellano es tan bajo, no pasan segundos hasta que me llama la atención
<< El Problemático Alexandro Persson, Otra vez llegando tarde>>
<< Lo siento Profesor, No se imagina como está el embotellamiento allá fuera>>
Y ya cuando el viejo se está creyendo el cuento se escucha una voz al fondo del aula…
<< Te vienes en Bici Idiota>>
Era mi mejor amigo Mason Anders.
<> Fue lo único que se me ocurrió gritarle.
Me dirigo al final del aula y me siento.
<< Creíste que no cobraría lo de la semana pasada?>>
<< Pensé que ya lo habías olvidado>>
Hace unos 5 días había tomado su cuaderno y lo había desgastado todo haciendo aviones de papel, supongo que entiendo por qué me delato.
<< Que piensas hacer hoy?>> Me dice con muchas ansias por mi respuesta.
<< Nada, hoy quiero pasar bajo perfil mi luto>> dijo mientras mis ojos quedan fijos al piso.
<< Bueno, está bien, supiste lo de la rebelión?>>
<< Si, me parece una locura pero tendrán sus razones>>
<< No te da miedo que intenten atacar Astras?>>

Astras era la capital del país donde se concentraba todos los Rubs, ahora que  Mason lo había comentado me parecía razonable que lo hicieran pero algo no cuadra.
<>
<< Y por qué crees que hayan hecho algo así sin precaución?>>
<< Pienso que querían que eso se publicara en la prensa>>
Mason sabía que yo era la mejor fuente de ideas sobre todo este tema, y es que fui yo quien advirtió sobre la tiranía que se avecinaba de los Rub, una más fuerte que la de las anteriores generaciones, se le hace muy difícil no juzgarme pero aun así se resiste. Apenas a los 10 empecé un pequeño grupo de estudiantes quienes nos encargaríamos de mantener siempre al día los demás, ya que cualquier cosa podía pasar de la noche a la mañana.
Al fin termino la clase de Romo pero todavía quedarían unas 2 horas de Historia antes de salir al receso, pero esas horas me pasan rápido ya que esa materia nos la da la mejor profesora del mundo: Kate Barker. Tras la muerte de mi hermana pasaba todos los días solo escondido entre las sombras, no quería que nadie tocara el tema de la muerte de mi hermana, ya no socializaba pero. Un día esa mujer tan encantadora que era desconocida para mise me acerco y me dijo:
<< Que haces tan solo aquí cariño? Por qué no estás jugando con tus amigos >>
<< No tengo amigos>>
<< Como?>>
<<  QUE NO TENGO AMIGOS!!>> le grité mientras mis ojos se hundían en un mar de lágrimas.
<< Haz intentando hacerlos?>> me pregunta pero ahora seria.
<< No estoy interesado en hacerlos>>
<< Si no te interesaría no estuvieras llorando>>
<< No lloro por eso…>>
<< Entonces dime que pasa, debes desahogarte>> Me dijo con una gran sonrisa en la cara, eso me dio confianza para contarle todo lo que pasaba por mi mente.
Después de haberle contado todo lo que había pasado un niño se acercó a la profesora para entregarle una tarea, para ese tiempo Kate daba clases en mi grado pero no en mi sección, sino en la sección C, yo estaba en la D.
<< Cual es tu nombre?>> me dice Kate.
<< A-a-Alexandro>>
<>
Fueron necesarios solo días para que Mason y yo nos volviéramos los mejores amigos, y fue ahí cuando la agarre cariño a Kate por haberme sacado de mi miseria. Meses después Mason se cambió a mi sección y juntos nos fuimos haciendo amigos de todos en el salón.
Mason había pasado por una situación parecida a la mía, su padre fue asesinado cuando el apenas tenía 5 años, era un policía que al igual que yo odiaba la corrupción en Cosvea, lo asesinaron porque estaba a punto de descubrir unos de los más grandes carteles de droga que circulaba entre los Rub.
Ya por fín se había acabado la primera jornada de clases y era hora del receso, siempre me emociona el receso porque aparte de razones obvias como que descansamos y eso podía ver a Sara, no debería sentir ninguna emoción por ver a Sara porque quiero suprimir mis sentimientos, pero no podía suprimir esa sensación de conexión entre nosotros que aunque ella negaba sé que la sentía.
No era de los que llevaba la comida al colegio así que iba a la cantina del colegio donde aunque los precios llegaban hasta las nubes la comida era buena. Cuando llegó un grupo de chicos de 5to año estaban molestando a uno de primero para quitarle su dinero, típico de los bravucones, y típico de mi idiotez interponerme entre ellos. Aunque me gustase formar problemas en el colegio no toleraba que las personas indefensas fuesen abusadas.

<< Hey tú, déjalo quieto>>
<< Oh que?>> me dice el chico más atemorizante de todos, Brad Moshpit, no hay mucho que decir, madre drogadicta, padre alcohólico, malas notas, ha repetido el año 2 veces, etc.
<< O te hare parar yo>>
<> sabía a lo que se refería, lo que no sabía es como él lo sabía.
<< Te arrepentirás de haber dicho eso >> Apenas intento dar el primer golpe me detiene y me tira contra el suelo, luego me mete una patada con toda la punta del pie en la boca y empiezo a sangrar, dejara cicatriz.
Después de que llegaran los profesores Brad se fue y yo seguía tumbado en el suelo, Alguien se acerca y me ayuda a levantarme, era Sara, no sé por qué me ayudaba pero tampoco iba ignorar el hecho de que lo hacía.
<< Por qué me ayudas?>>
<< Por qué no hacerlo?>> Me dice mirándome a los ojos, casi me derrito metafóricamente en el lugar.
<< No necesito tu ayuda>> Digo soltándome de sus brazos con mucha fuerza
<< Lo siento mucho Alexandro, siempre supe lo que sentías por mí y solo te ignore>>
<< No me digas >> la miro sin siquiera voltearme para verle la cara.
Me voy caminando mientras sangro y todos me miran con desprecio pareciera, no sé porque, tampoco se adonde fue a aquel chico que estaban molestando pero al menos logré detenerlos. Voy al baño y me encierro en un cubículo para que nadie me moleste, ni siquiera Mason.
Cuando ya es hora de volver a clase porque se acabó el receso salgo del baño y estaba Mason esperándome.
<< la próxima vez que vayas a pelear con la persona más abusiva de todo el colegio me avisas, no crees?>> Me dice con una sonrisa en la cara. << Además no estás en forma como para pelear>> Tenía razón, gane grasa esa poca semana de vacaciones.
La clase que tocaba después del receso era Ingles, me gustaba el inglés ya que mientras más aprendiera más fácil se me haría desarrollarme si algún día lograba salir del país para estudiar en el extranjero.
Hacía mucho calor en el salón ya que el aire acondicionado estaba dañado, no paraba de sudar y ya estaba estresado, la idea de que la Rebelión intentará atacar Astras me ponía muy inquieto y es que si atacan Astras la ciudad donde vivo Ordea puede salir afectada ya que estamos a unos pocos kilómetros  de Astras, además que las bombas que puede tener ese Avión tienen un gran radio de destrucción, eso nos lo dejaron muy claro la actual generación de los Rub hace unos meses cuando en un reportaje de parte de los Rub mostraron informaciones de porque no debería haber una rebelión, en realidad el reportaje era más con intención de asustar a la población.
Ya a media hora de clase la mamá de Mason llega para llevarlo a un partido de soccer que tenía, no sé dónde era el partido pero me daba igual.
Ya termine todas las actividades que el profesor me mando a hacer, estoy muy aburrido, inter pasar el tiempo haciendo aviones de papel, una que otra persona se me queda mirando por lo que paso en el receso, ya casi ni siento el dolor de la herida que tengo que en la boca, y la verdad es que no se si están grave porque no me he mirado en un espejo desde que salí de casa.
Cuando acaba la clase de inglés y esperamos al próximo y ultimo profesor todos mis compañeros empiezan a salir de los salones para ver algo que pasaba, no sabía bien que era cuando escucho entre varios compañeros que un avión estaba pasando por el pueblo, hicieron falta segundos para darme cuenta que ese era el avión que la Rebelión robo.
Muchas preguntas pasan por mi cabeza “Por qué estaría la rebelión en Ordea?”, “Que piensan hacer?”, estoy seguro que ese avión lleva alguna de las bombas de los Rub, eso significa que piensan atacar Ordea.
Por instinto vuelvo a entrar al salón con miedo buscando refugio seguro de que atacarían el pueblo, me meto bajo el escritorio de los profesores y escucho la explosión, tenía razón.


Subire el capitulo 2 durante está semana espero...


Última edición por Obito Uchiha el Miér Sep 18, 2013 7:53 pm, editado 2 veces

Obito Uchiha

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 09/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libro: Deseo de Venganza

Mensaje por asdronin el Mar Sep 17, 2013 11:46 pm

Que buena historia :D. Me gusta la manera en que tratas muchos detalles para vivir mas todo lo que se va a vivir.

Creo que como unico consejo solo te diria que separes por capitulos, aunque se que es corta la historia pero separar igual en 2 estaria bien para que se distinga el antes de salir de casa por ejemplo y un dia en el colegio, por lo demas para mi perfecta la historia ^__^
avatar
asdronin

Mensajes : 92
Fecha de inscripción : 11/03/2013

Ver perfil de usuario http://www.mordazahhh.tk

Volver arriba Ir abajo

Re: Libro: Deseo de Venganza

Mensaje por Obito Uchiha el Miér Sep 18, 2013 7:52 pm

Asdronin esta no es la historia, es solo el capitulo 1 uno de la historia

Obito Uchiha

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 09/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libro: Deseo de Venganza

Mensaje por asdronin el Miér Sep 18, 2013 9:28 pm

Bien :D, no sabia, entonces no dije nada, pero hasta aqui muy bien, sigue asi =)
avatar
asdronin

Mensajes : 92
Fecha de inscripción : 11/03/2013

Ver perfil de usuario http://www.mordazahhh.tk

Volver arriba Ir abajo

Re: Libro: Deseo de Venganza

Mensaje por Obito Uchiha el Miér Sep 18, 2013 10:33 pm

Capítulo 2
Desesperanza

Una onda expansiva cubre todo Ordea, me empuja contra la pared del salón, todas las ventanas se rompen, parecía que hubiese un terremoto en vez de que haya explotado una bomba, todo se oscurece poco a poco hasta que me desmayo.
Tengo un sueño, me encuentro yo y mi hermana jugando en un parque, mi hermana ha crecido mucho, no era la hermana que recordaba, primero vamos a los columpios, hace mucho frío, no dejo de decirle lo mucho que la extraño y que hace mucha falta en la casa, sobre todo para mamá, ella no para de decir que no me preocupara por ella, que estaba bien y que nos veía siempre aunque no la viésemos, nunca fui una persona muy religiosa, pero si hay un dios, espero que este cuidando bien de mi hermana.
<< Te prometo que quien nos quitó tu presencia morirá>> Le digo mientras la columpió soltando unas lágrimas que recorren mi cara.
Se voltea con cara de enfado << No quieres que pienses así, primero debes ocuparte de tus propios problemas>> me dice mirando fijamente a mis ojos.
<< Cuales problemas?>> Digo confundido
<< Hora de que despiertes Hermanito>> Me dice tocándome el hombro.
Abro mis ojos poco a poco, todo se está destruyendo, el sufrimiento se siente, puedo escuchar gente gritando, otros llorando, todo se ha convertido en las represalias de un terremoto combinado con un incendio, debo salir de aquí, debo llegar a mi bicicleta lo más pronto posible e irme a un lugar seguro.
Por alguna razón tomo mi bolso y me dirijo a los pasillos corriendo, veo como todos mis amigos sufren mientras se queman o tan solo por los escombros, no me debo detener, esto será duro, pero debo resistirme a no ayudar a nadie si quiero salir de está, veo gente niños muertos que ni siquiera están heridos, profesor bajo escombros intentando luchar contra la muerte.
Estoy decidido en que debo salir de esta, debo parar por nada, todavía debo bajar los dos pisos que me quedan y pensar que mi bicicleta no ha sido destruida por escombros, no sé cómo una bomba pudo haber hecho todo esto, a lo mejor no era simplemente una bomba, con el peso suficiente puedes causar un terremoto tirando ese peso desde una gran altura para que agarre velocidad antes del impacto.
No dejo de soltar lágrimas viendo como todos mis amigos, profesores, hasta quienes no eran mis amigos mueren, sigo corriendo hasta que ese gritó me detiene.
<< Alexandroooo! Por favor, ayúdame>>
Era Sarah, su pierna estaba atascada con una gran bisagra. Tengo que detenerme, a ella la puedo salvar, al menos tengo que salvar a alguien, si no sería un cobarde que salió corriendo.
Me detengo para ayudarla, cuando me acerco sus ojos se me quedan mirando con una cara de alegría y luego un ladrillo le cae en la cabeza acabando con su vida. El tiempo se para, veo todo lo que pase por ella en mi vida, no quiero ver el cuerpo porque no quiere recordarla de esa forma, sigo con mi camino.
Todos están heridos, probablemente sea el único que logre sobrevivir, probablemente no, mientras más voy bajando cada vez se derrumban más los edificios del colegio, puedo escuchar varias explosiones por todo el pueblo.
Por fin llego a mi bicicleta la cual por suerte no tuvo ningún daño, estoy temblando, no sé qué pasa, Sarah está muerta, probablemente igual lo esté cualquier persona que conozco del colegio, o del pueblo, necesito un plan.
Tengo que ir a un sitio donde pueda sobrevivir sin lastimarme pero no puedo pensar por mí solo, debo buscar sobrevivientes si es que los hay.
El cielo está cubierto de humo, las calles llenas de autos chocados y todas quebradas, Ordea parece un pueblo fantasma, sigo escuchando gritos de dolor pero no sé dónde vienen, tengo que seguir pedaleando. Veo gente por la calle que como los niños estaban muertos pero no los vea heridos, como si les hubiera dado un infarto o algo.
Por fin encuentro a alguien vivo pero cuando me le acerco solo me empuja mientras toce con mucho sufrimiento, segundos después muere, quizás esta sea la forma en la que otras personas están muriendo.
Debo conseguir más sobrevivientes, pero no ahora, ahora debo escapar, el caso sigue en el pueblo, desde lejos veo como en mi colegio una gran explosión ocurre, debe ser por las tuberías de gas.
“Donde puedo ir?” me pregunto, y la respuesta me viene directo a la mente, La Cadena Montañosa de Browne, ahí no hay edificios que me puedan caer encima, me puedo abastecer de agua por los riachuelos que tiene y hay una gran y diversa fauna, o al menos eso nos decía el profesor de biología, que debe estar muerto en este momento como todos los demás.
Me dirijo a la Cadena Montañosa de Browne, pero antes debo hacer una última parada. Llegó a mi urbanización, no podía dejar a Rex atrás. Todo esta derrumbado, uno de los edificios que rodeaba al mío cayó sobre el mío, justo en donde vivíamos, tiro la bicicleta y subo corriendo a ver si Rex estaba bien, pero al llegar mis ilusiones se desvanecen, Rex ni siquiera estaba ahí, a lo mejor se escapó después de que el edificio le abrió paso por los muros, a lo mejor tan solo está sumergido entre los escombros, me arrodillo ante donde solía dormir y empiezo a llorar, él es o era, la verdad es no sé si está vivo, mi compañero, pero debo seguir luchando, no puedo morir aquí, envuelto en cenizas y polvo me levanto y me decido a sobrevivir y tomar venganza, por Rex, por Sarah, por cualquier persona que haya muerto en esta tragedia por antojo de otros.
Me voy del lugar reducido a escombros y tomo de nuevo mi bicicleta, tomaría cualquier auto que no haya sido aplastado pero la verdad es que nunca aprendí a manejar, mi papá nunca tuvo tiempo para eso.
No es fácil manejar por las calles de Ordea sin temblar, ya sea por los múltiples cadáveres alrededor o por mi miedo a morir, en mi cuerpo se desenvuelve una gran lucha entre enojo, sed de Venganza y miedo.
Llegó lo más cercano que mi bici me permite a una de las montañas y luego sigo mi trayecto caminando, debo llegar lo más alto posible y lo más cerca posible a un riachuelo posible antes de que caiga la noche, al parecer no tendré problemas para conseguir la vida, muchos animales murieron de la misma forma que aquel hombre y los niños del colegio, aun no comprendo que sucede, la explosión no se cargó esta parte de Ordea, estos animales más que todo Aves y Conejos no debería estar muertos.
Tomó todos los animales que puedo llevar en mi bolso y me los llevó, el sol está a punto de caer y mis pies ya están casados, no me queda mucha energía así que debo buscar donde acampar, mi estómago me pide comida cada minuto y cerebro me pide descanso. A lo lejos escucho una corriente de agua, siempre he tenido un muy buen oído, podía escuchar conversaciones desde 10 metros en mi colegio. Sigo ese sonido poco a poco y cada vez se hace más fuerte, al llegar a la fuente del sonido encuentro un riachuelo perfecto, por mucha hambre que tenga no pienso comerme esa carne cruda, y tampoco se hacer una fogata, mañana veré como hago, por ahora tengo que descansar.
Pongo mi bolso en el piso y recuesto la cabeza, hace mucho frío y me muero de hambre, no dejo de pensar en todo lo que ha pasado hoy, qué está pasando?, La rebelión quiere demostrar quien tiene el verdadero poder?, Será solo una distracción de los Rub?, no estoy actuando normal, un adolescente normal estallaría a llorar o entraría en pánico, en cambio yo no dejo de pensar en que no tengo razón para vivir, mis amigos, mi casa, mis padres, todo está perdido… ¡No! Un momento, mis padres fueron a trabajar a Astras, lo que significa que no fueron afectados, eso es! Esa será mi razón de supervivencia, me tengo que encontrar con mis padres, y lo haré!
En ese momento decido dormir, un día duro me espera mañana.
Despierto y ya los gritos de dolor y sufrimiento ya cesaron, tengo que buscar una forma de asar esta carne que llevo en el bolso, y para eso necesitare una fogata, pero como no se hacer una tengo que pensar, el hambre cada vez se apodera más de mí, aunque de agua estoy bien ya que el agua del riachuelo es limpia necesito comer, por mucho que intento que se produzcan chispas al chocar mi navaja y una piedra que encontré en el suelo no logro, si pienso tener algo de fuego necesito explorar por la zona algo que permita hacer una, pero aún no se me viene nada a la mente, y si necesito irme en algún momento necesitare volver, es el único sitio que tengo ahorita, así que utilizare piedras grandes para guiar mi camino.
Empiezo a buscar en un radio de 15 metros piedras del tamaño aproximadamente de mi pie para poder distinguirlas, tendré que llevarlas en mi bolso y eso me afectará en mi trayecto por el peso pero debó hacerlo, además me sirve para ejercitar mis piernas, tengo que verle el lado bueno a esta situación.
Supongo que 10 piedras servirán y es que no tengo más capacidad en el bolso, tendré que separarlas unos 20 metros, cada una con la parte más fina apuntado a la siguiente, es la única forma.
Empiezo a caminar por el bosque cuesta abajo, mucha gente ignorante tira la basura desde los carros a la cadena montañosa así mientras más abajo este es más posible encontrar algo útil, pero no me quiero acercar mucho por spi aun la zona de la ciudad sigue peligrosa, prefiero quedarme en las montañas por ahora.
Solo me queda una piedra y aún estoy muy lejos cualquier objeto útil.
Intento ver desde mi posición lo más lejos que puedo intentando encontrar y veo unas botellas rotas debajo de un pequeño precipicio aproximadamente de unos 5 metros pero la bajada es muy empinada como para bajar caminando, rápidamente me viene a la cabeza la idea de poner la piedra en un siento donde la pueda utilizar como gancho para una cuerda y bajar agarrado de la cuerda pero no tengo una cuerda así que lo que hago es utilizar la piedra como apoyo para bajar clavándola en la tierra, empiezo a bajar poco a poco y algunas piedras sobre salen así que me puedo apoyar fácilmente, estoy a mitad de camino y justo al lado de las botellas de cerveza hay también un pedazo de plástico de esos que vienen con los six packs así que pienso en que me puedo servir como cuerda para lo que tengo pensado hacer con las botellas.
Al llegar recojo todas las botellas y el plástico, ahora bien la parte difícil, subir, me agarro de las pocas piedras que sobre salen y ahora como el peso está en mi contra debo utilizar más fuerza para subir, ya cuando estoy a punto de llegar al final de la colina toda mi fuerza se va a mi pierna izquierda forzando la piedra mucho y esta se cae haciéndome resbalar, por suerte logro agarrarme de una piedra un metro más abajo, de no ser por esa piedra probablemente estaría ahorita en el piso con las piernas rotas, con la poca fuerza me queda escalo clavando mis uñas en la tierra mientras sufro.
Por fin veo el final de la subida y al terminar de subir me siento seguro, ahora debo volver a mi zona segura y quedarme ahí. Voy siguiendo poco a poco las piedras, mi sistema funcionó pero cada vez el hambre es más fuerte, mis manos me duelen al igual que mis piernas, no tomo agua desde que me desperté y el calor es insoportable, es impresionante como hacía tanto frío ayer y hoy hace tanto calor, aun no sé qué hare con lo que he recogido pero tengo que resolver pronto, si me como la carne de los animales que llevo en el bolso cruda enfermare y no lograre salir de esta tragedia.
Solo me faltan 3 piedras y ya escucho el riachuelo, siento un poco de humedad en la punta de mis dedos y cuando me fijo es que estoy sangrando desde las uñas, pero no duele.
Llegando al riachuelo veo unas hormigas en hilera y se me viene a la mente una gran idea, una lupa!, claro!, si utilizo dos pedazos de vidrio y agua entre ellos funcionarían como una lupa, y con una lupa podre intensificar la luz solar, se me ocurrió por el hecho de que cuando me aburría de pequeño me dedicaba a quemar cosas y matar hormigas con una lupa, si reúno suficiente ramas y troncos por el piso podré hacer una fogata,
Llegó a donde me quedaba y pongo en práctica mi plan, por mucho que intente los dos pedazos de vidrio no dejan de moverse, debo pegarlos o atarlos con algo, que bueno que tengo ese plástico. Lo cortó finamente pero no tanto como para resistir y luego lo amarro alrededor de los dos pedazos de vidrio en forma de equis, luego hago un nudo como el que hacía cuando iba a pescar con mi papá y listo, una lupa improvisada, ahora debo ir a recoger “leña”. Empiezo a recorrer la zona pero sin alejarme mucho de donde me refugio pequeñas ramas pero no tan pequeñas, lo suficientemente grandes como para no quemarse al instante, como del tamaño de mi brazo.
Mientras recorro escucho pasos muy lejos de donde estoy, no estoy seguro si son pasos animales o humanos pero los escucho, sigo buscando y ahora que tengo suficiente “leña” puedo hacer mi fogata y por fin alimentarme.
Por mucho que intento el fuego no se aviva, se me ocurre la idea de primero encender unas cuantas hojas secas y luego poner la “leña” encima. Tengo suficientes hojas y también recogí unas piedras para rodear la fogata con estas y que las ramas no se esparcieran, después de varios intentando tener suficiente luz solar entre los arboles minutos logro prender la fogata, es hora de desplumar las aves y despellejar los conejos, poco a poco me encargo de eso con mi navaja mientras mis manos se llenan de sangre. Ya terminé con los animales y es hora de cocinarlos, busco una rama resistente y larga para atar mi navaja a ella con el plástico que sobro de la lupa improvisada, clavo la navaja atada a uno de los conejos y pongo al conejo arriba de la fogata, me toma una 1 hora que el conejo se cocine como para comerlo. Ya el conejo está listo y mientras cómo con desesperación pienso en lo mejor que sabría esta carne con un poco sal, pero no encontrare sal cerca ahorita así que no me preocupo por una estupidez como esa ahorita, mientras como sostengo la navaja ahora con dos aves en el fuego para matar dos pájaros de un tiro, literalmente.
Ya termine de comer, estoy listo para irme, pero a dónde? A dónde puedo ir? a Astras? No, habrán puesto una frontera entre Astras y Ordea, por ahora debo esperar a que venga algún equipo de rescate o algo así por parte de los Rub, pero es muy difícil que suceda, y si pasara sería por puro interés político, como me gustaría haber llevado mi celular hoy al colegio, aunque creo que eso tampoco habría funcionado.
La fogata se empieza a pagar así que necesito avivarla más, mi última opción es utilizar mis cuadernos como recurso, sin problemas tiro todos mis cuadernos a la pequeña llama que quedaba menos uno, el de biología, como este año escolar vimos flora y fauna de Cosvea podía usar esa información para aprovecharme de todo lo que me rodea, abro el cuaderno y me voy directo a la tarea sobre plantas medicinales hasta encontrar justo lo que necesito “mercadela” según lo que investigue esta planta tiene propiedades antibacteriales, antimicóticas, y antivirales. Sirve contra infecciones respiratorias y de la piel, y para reconocerlas hay que fijarse en su aspecto, las flores son liguladas y amarillas. Con esta planta se me puede pasar el dolor en la boca. Me levanto y comienzo la búsqueda de esta planta, debería estar cerca ya que es una planta común de la región y creo haber visto unas flores amarillas de regreso para acá, empiezo a buscar sin alejarme mucho de la fogata. No he logrado encontrar nada por lo que me siento de nuevo a recuperar un poco de energía.

Mientras estoy sentado oigo las hélices de un helicóptero desde muy lejos, pero aun así es mi única forma de salir de este infierno, al menos tenía razón y si enviaron un equipo de rescate. Voy tan rápido como puedo bajando las montañas siguiendo el sonido, mientras más me acerco siento que más se aleja, corro y corro sin descanso, dejo mi refugio sabiendo que no tendré que volver, justo cuando pienso que ya voy a llegar algo me detiene, mis ojos se abren con fuerza y mi aliento deja mi cuerpo atrás mientras mi pierna derecha se encuentra atrapada y herida con una trampa para osos, pequeñas lagrimas salen de mis ojos mientras grito en mi interior, el dolor no se compara con ninguno que he sentido antes y siento como lo dientes de acero se escabullen por mi carne, miro abajo con la boca abierta y sin parpadear, grito con desesperación mientras mis brazos inconscientemente intentan abrir la trampa, me seco las lágrimas con mi antebrazo y derecho y de un tirón uso toda mi fuerza desde los brazos para abrir la trama y escapar con velocidad, me encuentro tirado en el suelo desangrándome desde la pierna y sin poder caminar, no sé qué voy a hacer ahora. La única solución es usar las fuerzas que me quedan para acercarme a ese sonido en busca de desesperada ayuda.
Han pasado 3 horas desde que estoy bajando apoyando de una sola pierna y recuerdo que mi bici la cual deje antes de subir esta por aquí, empiezo a buscar hasta que la encuentro, me monto pero no del todo, subo la pierna herido a uno de los pedales y con la otra me empujo.
La sangre se derrama cada vez más rápido desde mi pierna mientras la otra se queda sin fuerza, ya no resisto más y empiezo a llorar, la soledad me consume y el dolor me destroza, quien haya hecho esto pagará por lo que hizo.
Llegó a un punto desde que puedo de donde venía el sonido, no era un equipo de rescate. No distingo a los soldados entre Rubs o rebeldes, algunos llevan espadas y otros no, hay unos 5 helicópteros, eso es todo lo que puedo ver y aun así necesito ver más, bajo un poco más las colinas hasta que me encuentro en carretera, esto puede terminar mal, no debí haber dejado mi fuente de agua atrás y no he dejado piedras para guiarme de vuelta.
De nuevo me tengo que despojar de mi bici ya que está hace mucho ruido y necesito acercarme a estos soldados sigilosamente. No es fácil caminar entre los escombros y cada vez es más difícil avanzar, debo parar el sangrado, con la navaja corto un pedazo largo de la franela que llevaba por debajo del uniforme y cubro la herida.
Me acercó a donde se encuentran los soldados sin ser visto, al parecer están recogiendo todos los cuerpos que hay por la zona, pero están divididos en dos, aquellos que murieron ya sea aplastados, quemados o cortados y los que murieron de forma de inexplicable.
Después de 1 hora de estar sentando observando que hacen con la esperanza de ver un cuerpo conocido ya es hora de averiguar un poco más sobre lo que está pasando.
Silenciosamente me escabullo entre unos soldados que están jugando cartas durante su guardia y me adentro en la tienda más grande que veo, solo hay un hombre hablando por teléfono, pero desde donde estoy no escuchó nada, al parecer está susurrando. El hombre se voltea y me escondo rápidamente, luego procede a seguir hablando mientras me acerco cada vez más, ya a unos 3 metros de donde está consigo un lugar donde no me puede ver, dejo mi bolso en el piso y trato de escuchar lo que dice.
<< Si, así es señor, todos están muertos, excepto una persona señor – Pausa por un momento escuchando a la persona al otro lado de la conversación, mi piel se eriza por el miedo a pensar que sepan que estoy aquí- Un cazador señor, de unos 40 años, su cabaña se encontraba en las montañas así que no pudo verse afectado por la bomba –otra pausa corta- bueno, no esperábamos tantas muertes señor – eta vez la pausa es más larga- señor. El problema es que no todas las muertes fueron causadas por fuego o los temblores, tenemos cuerpos que no representan ninguna herida>>
Entonces ellos tampoco saben que está pasando, el hombre termina de hablar y sale de la tienda, si no salgo ahora no podre salir nunca, sería bueno llevarme algo de información, voy al escritorio donde se encontraba el teléfono y justo cuando voy a agarrar una carpeta de papeles que parecían importantes las hélices de los helicópteros parecen empezar a girar, todos los helicópteros están encendidos, intento tomar los papeles pero antes de lograrlo la tienda está cubierta en fuego, salgo rápidamente dejando mi bolso atrás y cualquier información importante excepto una carpeta que tenía en la parte frontal escrito “Infiltrados el día de despegue”.
Al salir la tienda no era lo único cubierto en fuego, los cuerpos ya no estaban donde antes, ahora estaban al costado de las montañas prendidos en fuego, y a mi alrededor todas las demás tiendas están prendidas en fuego, por mucho que tenga que irme a un lugar seguro mi bicicleta está muy lejos y para subir la montaña tengo que esperar al menos un día al que fuego cese, si es que no crece el incendio.
Camino entre las tiendas quemándose con la mirada abajo, es mucho para mí, ya tengo hambre y sed, quien sabe cuándo podre volver a tomar agua o a comer, he dejado todo atrás, hasta mi navaja. Las lágrimas se derraman por mis mejillas hasta caer en mis zapatos, mis cuerpo esta llenó de costras y prácticamente mi pierna derecha simplemente se arrastra a fuerzas de la izquierda, cenizas caen del cielo, me pude haber ido con esos soldados, pero quien sabe que me hubiesen hecho, que le pudieran estar haciendo a ese cazador, de algo estoy seguro, esa trampa en la que quede atrapado era de ese cazador.
Ahora Ordea parece un pueblo fantasma, es totalmente solitario, cualquier cadáver ahora esta quemado, debería ir a algún supermercado en busca de comida entre los escombros. Después de 4 horas caminando en calles rotas, escombros, carros chocados y demás cosas llego al supermercado más cercano pero sin triunfo alguno, al parecer algunos sobrevivientes se llevaron todo antes de morir, esos entrarían entre los que no resultaron heridos.
No pienso gastar mi energía caminando hasta el próximo supermercado, debería encontrar agua, el sol está muy fuerte, el hambre no es tan fuerte pero la sed sí.
Durante otras 2 horas de búsqueda sin triunfo mi pierna ya no puede más, en segundos me desplomo contra el suelo, y mientras mi cara queda cegada por el sol poco a poco mis ojos se van cerrando hasta que todo se vuelve oscuro.

Obito Uchiha

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 09/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libro: Deseo de Venganza

Mensaje por Obito Uchiha el Vie Sep 27, 2013 11:22 pm

Actualizado

Obito Uchiha

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 09/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libro: Deseo de Venganza

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.